All for Joomla All for Webmasters

“He sido periodista estos 21 años y nunca antes lo he sufrido y gozado con tanta intensidad y con tantos peligros… Hacer periodismo es caminar por una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el gobierno, uno debe cuidarse de todo y de todos”. Así resumió en una publicación del 3 de mayo sobre los riesgos de su profesión Javier Valdez Cárdenas, periodista mexicano que fue asesinado el pasado lunes y cuya muerte generó una ola de indignación internacional y protestas en México.

Su cita publicada en el diario mexicano La Jornada ahora es un resumen de la violencia que viven los periodistas en el país. Valdez era un comunicador especializado en crimen organizado y colaborador de la agencia  francesa de noticias AFP más de una década. Fue acribillado al mediodía de este lunes en Culiacán, capital del estado de Sinaloa (noroeste), cerca de las oficinas de Ríodoce, el semanario que fundó en 2003, que se convirtió en una plataforma desde donde narró los estragos del narcotráfico.

Con esta desaparición aumentó a cinco el número de reporteros asesinados en México en lo que va del año, considerado el tercer país más peligroso del mundo para ejercer esta profesión, según Reporteros Sin Fronteras (RSF).

La capital mexicana acogió ayer una manifestación organizada por varios colectivos periodísticos. Lo mismo sucedió en distintos puntos de Sinaloa, donde compañeros y amigos reclamaban justicia. A este pedido se unieron Francia, Bolivia, entre otras naciones que rechazan la violencia a los comunicadores.

¿Quién fue Javier Valdez?

Javier Valdez Cárdenas, de 50 años y padre de familia, dedicó gran parte de sus casi tres décadas de carrera a investigar las actividades de los carteles, en especial el de su estado liderado hasta hace poco por el sanguinario Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Su última colaboración con AFP fue para informar sobre la guerra interna desatada desde la extradición de Guzmán entre varias facciones que se disputan el liderazgo de la organización. A lo largo de su trayectoria fue consciente del peligro que corría, pero nada lo detuvo.

Durante una de las presentaciones de su último libro, ‘Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia’, también reconoció que “ser periodista es como formar parte de una lista negra. Ellos van a decidir, aunque tú tengas blindaje y escoltas, el día en que te van a matar”.

Valdez, quien recibió el Premio Internacional de la Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) en 2011 y que también ganó el María Moors Cabot de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia (EE.UU.), nunca dio señales de que era amenazado, confirmó el fiscal.

Su hermano, Rafael Valdez, destacó su carácter “reservado” y discreción “para no inmiscuir a nadie” y así evitar complicaciones.

Gremio exige justicia

Las principales organizaciones en defensa de los derechos humanos y de la libertad de expresión, que hace tiempo denuncian la impunidad en México, condenaron enérgicamente el asesinato.

“Esto ya es descaro, cinismo”, comenta Ana Cristina Ruelas, directora en México de la organización defensora de la libertad de expresión Artículo 19 al resumir el balance de 2017 luego de que 2016 fue el más letal con 11 comunicadores asesinados.

En marzo fueron tres periodistas ultimados a balazos cuando realizaban actividades cotidianas: Cecilio Pineda esperaba que lavaran su auto en Guerrero, Ricardo Monlui salía de un restaurante, acompañado de su familia, en Veracruz, y Miroslava Breach estaba en su automóvil al lado de su hijo en el norteño Chihuahua.

En abril, Maximino Rodríguez murió baleado cuando en su automóvil llegaba a una concurrida tienda en Baja California Sur.

En el último distrito, Julio Omar Gómez apenas sobrevivió a un ataque contra su casa, pero que costó la vida de un guardaespaldas, mientras que Armando Arrieta resultó herido de bala camino a su trabajo, en Veracruz.

Asimismo, ayer se dio a conocer que Sonia Córdova, directora comercial del semanario local El Costeño, en el municipio de Autlán de Navarro, fue atacada en la calle, y  en este atentado que la dejó gravemente herida perdió la vida su hijo Héctor Jonathan Rodríguez, de 26 años, que la acompañaba.

Este semanario actualmente se encuentra a nombre de Héctor Rodríguez Peñaloza, padre de Jonathan y esposo de Sonia. Según fuentes extraoficiales, los agresores formarían parte de bandas del crimen organizado.

Ante esta ola de asesinatos, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) exigió a las autoridades mexicanas “asumir de una vez sus responsabilidades de investigar, identificar y llevar ante la justicia a los culpables de este y otros crímenes”.

Por su parte, Irina Bokova, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, que es un organismo especializado de las Naciones Unidas (Unesco), instó “a las autoridades que hagan una investigación minuciosa para asegurarse de que este crimen no quede impune”. (I)

DATOS

México es uno de los peores países en el mundo para ejercer el periodismo. Hasta la fecha se registran 104 periodistas asesinados desde el año 2000 y 25 están desaparecidos, se cree que están muertos, según las cifras oficiales.

En la lista de los lugares más mortíferos para ser reportero, México está ubicado abajo de Afganistán, país devastado por la guerra, y Somalia, categorizado como Estado fallido.

Las reacciones por el asesinato de Valdez  y de otros periodistas en lo que va de 2017, también llegan a las redes sociales, fundamentalmente en Twitter bajo el hastag #NoNosVamosACallar #NiUnoMás #PrensaNoDisparen. Estas etiquetas son promovidas por el gremio de periodistas y usuarios de la red que se solidarizan. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/mundo/9/el-asesinato-de-otro-periodista-indigna-a-mexico

Comments

comments

Administrador web

adminweb

Comments are closed.