A través de 15 piladoras, la Empresa Pública Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA EP) retomó el lunes la compra de arroz pilado a los productores, gremios agrícolas e industriales. El objetivo: regular el mercado interno y garantizar el pago del precio oficial a los arroceros, fijado en $ 35,50 por quintal.

El proceso lo anunció la semana anterior el ministro de Agricultura, Javier Ponce, tras indicar que se absorberá todo el producto que sea necesario para reducir los inventarios del grano.

Para ello, la UNA EP adquiere arroz blanco a dos precios: $ 34 para el grado 1 (tiene 5% de granos partidos) y $ 33,50 para el grado 2 (tiene 10% granos partidos). En ambos casos se exige la norma de calidad INEN.

Mao Lam, gerente de la unidad de almacenamiento, manifestó que cuentan con capacidad para receptar 10.000 toneladas métricas de arroz pilado.

Desde la última semana de octubre de 2016 hasta el 25 de enero de este año, la UNA EP captó 96.443 quintales de arroz pilado, tras identificarse distorsiones en el mercado por el ingreso irregular del producto por la frontera sur.

“Compraremos hasta que la situación se regularice. Tenemos la perspectiva de que máximo al 10 de febrero terminen las cosechas de verano y con eso culminará esta situación complicada. Entre el 10 de febrero y abril, la cosecha es tan pequeña que no creo que haya problemas”, señaló el funcionario.

El sábado pasado, Lam se reunió con los representantes de la Corporación de Industriales Arroceros del Ecuador (Corpcom), en donde acordaron realizar, cada 10 días, una evaluación de compras de inventarios de arroz pilado a un precio estable.

Además, se conoció que la entidad definirá en estos días la posibilidad de adquirir nuevas bodegas en la Sierra para el acopio de arroz blanco, porque la capacidad de la oficina de Marianas (Quito) es limitada.

Por lo pronto, agregó Lam, las piladoras que entran en alianza con la UNA EP proveerán de un almacenamiento temporal hasta que “ubiquemos las nuevas bodegas para almacenar (arroz) en la Sierra”.

Agricultores temen que los precios de la gramínea caigan más

El lunes, Fernando Gómez, arrocero de Samborondón, fue uno de los primeros productores que llevaron su cosecha del grano en cáscara a una de las piladoras que trabaja con la unidad de almacenamiento.

Para Gómez, es importante que la UNA EP compre arroz blanco, porque “eso ayuda a la economía del pequeño agricultor”.

“Hoy en día el mercado está reprimido. Los comerciantes consideran que el precio del arroz baje más, por eso es importante el trabajo que realiza la entidad. Eso ayuda a regular el mercado”.

El productor entregó a la UNA EP 800 quintales de gramínea pilada, grado 2, es decir, recibió $ 33,50 por cada saco.

Para Heitel Lozano, presidente de la Corporación Nacional de Productores Arroceros, la intervención de la entidad estatal es positiva, pero sigue “sin tener la acogida necesaria” por la informalidad que existe en el pequeño productor.

“El agricultor no tiene facturas, entonces cuando va a la UNA EP se encuentra que debe tener todos los documentos listos para negociar. Eso dificulta la gestión con el productor y la entidad no puede desarrollar bien su trabajo”, dijo Lozano.

Por ello, el dirigente recomendó, para facilitar el trabajo del productor, abrir oficinas del Servicio de Rentas Internas (SRI) en cada cantón para que el sector se legalice.

Emiliano Gómez, dueño de la Piladora Tres Hermanos, en el sector de Tarifa (Samborondón), cree que la intervención de la UNA EP en el sector “es tardía”. “Al agricultor no se lo respeta. Por ejemplo, en el mercado el arroz está a $ 26, muy bajo para lo que realmente debe recibir el productor”.

Se conoció que la UNA EP tarda ocho días laborables en hacer efectivo el pago por el producto pilado, por un proceso que cumple la verificadora.

Los productores que deseen vender arroz pilado a la empresa pública deben presentar la solicitud, indicando el volumen que colocarán y en qué piladora mantendrán su producto, que es donde se inspeccionará la calidad.

En este invierno se siembran alrededor de 150.000 hectáreas, de las cuales, por temas climáticos y otros, se cosechan de 100.000 a 120.000, acotó Lozano. Aseguró que el promedio de la producción nacional de arroz está en 4,8 toneladas por hectárea (ha).

La recepción del grano en cáscara en los silos fijos es normal

Pasadas las 12:00 del lunes, Salvador Macías llegó a las instalaciones de la planta de silos fijos de la unidad de almacenamiento, ubicada en Daule (Guayas), para vender arroz en cáscara.

Macías pertenece a la Junta de Riego Higuerón, en Santa Lucía, donde sembró más de tres hectáreas del grano. Estima que obtendrá una producción de 80 quintales/ha. Es la primera vez que Salvador vende en la UNA EP porque “no me voy a dejar atropellar de comerciantes oportunistas”. El domingo un comerciante le propuso adquirir su producción a $ 32 por saca, pero con 230 libras.

El agricultor reconoció que el ente gubernamental paga el valor justo por las sacas de 200 libras, lo que resulta conveniente.

Igual criterio tiene Ralfi Herrera, otro agricultor que llevó su arroz al silo de la UNA EP de Daule. Sostuvo que las piladoras del sector se aprovechan de los bajos precios, ya que dijeron que pagan a $ 27.

Mediante un comunicado, la entidad informó que, bajo un horario extendido, recepta arroz en cáscara en sus silos de Daule (Guayas), Babahoyo (Los Ríos) y Portoviejo (Manabí), en donde el precio de la saca de 200 libras del grano paddy, con 20% de humedad y 5% de impurezas, se lo paga a $ 35,50.

Desde el 1 hasta el 17 de enero, 153 agricultores se beneficiaron de la compra directa de arroz en cáscara por parte de la UNA EP, a través de sus plantas de silos ubicadas en Daule y Babahoyo, donde captó 115.840,72 quintales o el equivalente de 5.254 toneladas.

En 2016, la cifra que registró la entidad se ubicó en 284.505 quintales de arroz paddy (húmedo y sucio). (I)

———————————–

Una misión se encarga del proceso

Ecuador volvería a exportar arroz a Colombia

El ministro de Comercio Exterior, Juan Carlos Cassinelli, se reunió el martes en Bogotá con el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia, Aurelio Iragorri, con el objetivo de establecer mecanismos que agilicen la exportación de arroz ecuatoriano al país vecino.

En ese ámbito se registró un compromiso de viabilidad para que las compras de la gramínea de Ecuador se faciliten, particularmente, aquellas registradas hasta julio de cada año, complementando con la producción nacional colombiana.

Además, informó el Ministerio de Comercio Exterior, se resolvió asegurar soluciones a los envíos pendientes de arroz ecuatoriano hacia Colombia hasta antes del próximo gabinete binacional. Para ello, la Misión de Ecuador en Bogotá, integrada por representantes del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Pro Ecuador) y la Subsecretaría de Comercialización del Ministerio de Agricultura, iniciará el contacto pertinente con el Viceministerio de Asuntos Agropecuarios del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia para concretar el objetivo.

En febrero del año pasado se anunció que Colombia importaría 400.000 toneladas de arroz de Estados Unidos, Ecuador, Uruguay y otros países, para atender el desabastecimiento interno, porque la producción local solo alcanza para 10 meses, mencionó entonces el presidente de la Junta Directiva Nacional de Arroceros, Carlos Cabrera. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/8/el-estado-adquiere-96-mil-quintales-de-arroz-pilado-para-restablecer-los-precios

Comments

comments

Administrador web

adminweb

Comments are closed.