El florecimiento de los guayacanes pinta de amarillo los bosques de Zapotillo

Con las primeras lluvias del invierno en este mes, las flores del guayacán comenzaron a amarillear en un paraíso de aproximadamente 40000 hectáreas, confeccionando una alfombra mágica en el piso, una vez caídas las mismas. Las bellas y perfumadas flores pueden ser contempladas de 5 a 8 días, un espectáculo natural que es admirado por propios y extraños.

Su máximo esplendor, se presenta una vez al año en Mangahurco, Cazaderos y Bolaspamba, parroquias rurales del cantón Zapotillo que integran el Bosque Seco, ubicado en la provincia de Loja, al sur de Ecuador frontera con Perú.

Guayacán es el nombre común con el que se conoce a varias especies de maderas de árboles que crecen en bosques Neo-tropicales de América. Todas las especies de guayacán se caracterizan por poseer: una madera muy dura y resistente, de colores claros; su corteza es de color marrón, negruzco y escamoso; su sistema radicular es grande y profundo; sus hojas son grandes con cinco folíolos; y, sus flores son amarillas.

Su nombre científico es Handroanthus Chrysanthus. Es común en toda la geografía ecuatoriana en el rango altitudinal de 200 a 1200 m.s.n.m., es decir, crece preferiblemente en regiones cálidas.  Sin embargo, el florecimiento más grande ocurre en Mangahurco, ubicada a 320 kilómetros de la ciudad de Loja.

La denominación de Bosque Seco se debe a que los árboles que lo integran pierden sus hijos durante el verano, por la ausencia de lluvias, proyectando un panorama de absoluta sequedad. Esa acción sirve para disminuir el consumo de agua. En temporada de lluvia la vegetación reverdece nuevamente.

El florecimiento de los guayacanes es un atractivo mundial, donde se pueden realizar diversas actividades como: caminatas, cabalgatas y ciclismo sobre esta alfombra amarilla natural que deslumbra con su majestuosidad.

El Ministerio del Ambiente, comprometido con la conservación y uso sostenible de la biodiversidad del Bosque Seco de los Guayacanes, en coordinación con las instituciones y gobiernos secciónales en territorio, trabaja en proyectos de conservación y actividades como el apadrinamiento de Guayacanes, con el fin de concienciar a los habitantes y turistas en la preservación de nuestros espacios naturales.

Para acceder al lugar de florecimiento se han delimitado tres posibles rutas:

Ruta 1 desde Loja: Loja – Catamayo – Catacocha – Celica –San Juan de Pózul – Pindal– Milagros – Paletillas – Bolaspamba – Mangahurco (281 km. aprox. 5 horas)

Ruta 2 desde Loja (alterna): Loja – Catamayo – Catacocha – Celica –San Juan de Pózul -Pindal – La Ceiba – Mangahurco (320 km aprox. 5 horas con 30 minutos desde Loja)

Ruta 3 desde Arenillas: Arenillas – Alamor

 

Fuente: Dirección de Comunicación – Ministerio del Ambiente

Comments

comments

Administrador web

adminweb

Comments are closed.