All for Joomla All for Webmasters

La mayoría republicana de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer el proyecto de ley con el que pretende derogar y reemplazar la actual ley sanitaria del expresidente Barack Obama, conocida como ‘Obamacare’, después de largas semanas de negociación en la propia bancada y dos intentos fallidos para aprobar el texto.

Los conservadores, con 217 votos a favor y 212 en contra, lograron ponerse de acuerdo sobre el texto legislativo para modificar el actual sistema sanitario, que ha apoyado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aunque aún tiene que ser aprobado por el Senado, donde la probabilidad de salir adelante es menor.

La mayoría republicana en la Cámara Alta es más estrecha y, además, los senadores conservadores más moderados se oponen al nuevo plan aprobado ayer por la Cámara Baja, por lo que esta victoria de Trump para cumplir su promesa de terminar con el ‘Obamacare’, como se conoce popularmente la ley de Obama, no garantiza su éxito.

El proyecto de ley, conocido como la Ley Estadounidense de Cuidado de Salud (AHCA, por sus siglas en inglés), deroga disposiciones básicas del ‘Obamacare’, incluyendo sus subsidios para ayudar a las personas a obtener cobertura, la expansión de Medicaid -programa para las personas de bajos recursos- y las obligaciones para expandir los seguros médicos.

En su lugar, el proyecto de ley otorga un nuevo crédito fiscal destinado a ayudar a las personas a comprar seguros, aunque proporcionaría menos ayuda que el ‘Obamacare’ a las personas de bajos ingresos.

La Oficina no partidista de Presupuesto del Congreso estimó que hasta 24 millones de estadounidenses se quedarán sin seguro en la próxima década bajo la versión previa a la propuesta aprobada hoy, la cual no fue sometida a un nuevo análisis tras los cambios.

Los ultraconservadores del Caucus de la Libertad se negaron a aceptar esa primera versión causando en marzo pasado un estrepitoso fracaso para Trump, después de tener que posponer hasta en dos ocasiones un voto sobre la medida, ya que a su juicio no contenía suficientes cambios respecto a lo estipulado por la ley de Obama.

Entre otras cosas, los ultraconservadores han logrado retirar la obligatoriedad que bajo el ‘Obamacare’ tienen las aseguradoras de dotar seguros y no subir los costes a quienes hayan sufrido enfermedades preexistentes, un asunto tremendamente controvertido.

Se espera que el proyecto de ley de la Cámara Baja se someta a cambios importantes en el Senado, donde estará sujeto a enmiendas ilimitadas y podría ser presentado de una forma diferente a la adoptada en la Cámara Baja.

Sin embargo, Trump quiere presentar el voto de ayer como uno de sus grandes triunfos. De hecho, retrasó el viaje que tenía previsto a Nueva York para comparecer en la rosaleda de la Casa Blanca poco después de la votación y manifestar su satisfacción por la aprobación del proyecto de ley.

Arropado por los congresistas que apoyan su reforma, el presidente, en primer lugar, felicitó al líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan: “Esto realmente ha unido al Partido Republicano”.

Después, Trump volvió a cargar contra la normativa implantada por Barack Obama: “Estuve dos años en campaña y puedo afirmarlo: donde quiera que fui, la gente sufría mucho con los estragos del Obamacare”, subrayó, insistiendo en que  la reforma de su predecesor “está fracasando” y es una ley “esencialmente muerta”.

“Vamos a conseguir que pase el Senado. Estoy muy confiado”, aseguró Trump, que también deslizó una amenaza de cara a la negociación, al señalar que si el gobierno no paga las compensaciones previstas a las compañías de seguro por asegurar a determinados ciudadanos el ‘Obamacare’ morirá.

La aprobación también representa un éxito para Ryan, que demuestra su capacidad para unir a las filas conservadoras después de dos intentos fallidos de sacar adelante la nueva legislación sanitaria. Sin embargo, el propio Ryan advirtió de que queda “mucho trabajo por hacer” para que el texto se convierta definitivamente en ley. (I)

—————————

El Congreso aprueba nuevo presupuesto

El Congreso de EE.UU. adoptó ayer, con relativo consenso, una ley de presupuesto para financiar el Estado federal hasta el 30 de septiembre, descartando un cierre de la administración.

El Senado aprobó la ley con 79 votos contra 18, un día antes de que venciera el plazo -esta noche- para aprobar el financiamiento y luego de que el pasado miércoles la Cámara de Representantes diera su aval con 309 votos contra 118.

Ahora resta que el presidente Donald Trump firme la ley, fruto de largas negociaciones entre la mayoría republicana y los demócratas.

La minoría demócrata estima haber ganado la partida al impedir la inclusión de medidas prioritarias para el presidente Trump, como el inicio de la construcción del muro fronterizo con México.

La Casa Blanca subrayó que el gasto militar aumentará considerablemente gracias a esta ley, respecto a lo destinado el año pasado, y que se desbloquearán nuevos créditos para reforzar o renovar las infraestructuras fronterizas.

Los gastos federales autorizados por esta ley ascenderán a $ 1,163 billones para el año presupuestario de 2017, que concluirá el 30 de septiembre. Esta cifra representa poco menos de un tercio del presupuesto federal.

Adicionalmente, la Cámara de Representantes aprobó nuevas sanciones contra Corea del Norte. Se prohíbe que navíos norcoreanos operen en aguas estadounidenses. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/mundo/9/los-republicanos-superan-primer-escollo-para-derogar-obamacare

Comments

comments

Administrador web

adminweb

Comments are closed.