Las visitas las realizan galenos del Servicio de Cuidados Paliativos. Es gratuito el servicio.

Desde las 07:00 de la mañana, un equipo multidisciplinario conformado por un médico familiar, psicólogo clínico, personal de enfermería y fisioterapeuta, se preparan para realizar el recorrido de acuerdo a un cronograma establecido por sectores, que comprende el sector urbano y periférico de Loja.

Este grupo de galenos pertenecen al Servicio de Cuidados Paliativos, del Hospital Manuel Ygnacio Monteros (IESS), brindan una atención personalizada y a domicilio a más de 400 pacientes que enfrentan a una enfermedad incurable, avanzada y progresiva.

Modalidad

Esta casa de salud cuenta con una base de datos de pacientes que han sido derivados para cuidados paliativos, en su mayoría personas con patologías oncológicas.  Además, se acogen usuarios que padecen enfermedades crónicas avanzadas como: pulmonares, hepáticas, cardiacas, renales, neurológicas y vasculares.

Las planificaciones de las visitas domiciliarias se realizan de acuerdo a las necesidades de cada paciente o dependiendo de la particularidad y la necesidad del caso, las mismas que pueden ser semanales, quincenales, mensuales o trimestrales.

El equipo médico realiza diferentes procedimientos paliativos, que se complementan con la revisión de planes de atención, conciliación de medicación, curación de heridas, manejo de estomas y cateterismo vesicales, nasogástricos, manejo de venoclisis, administración de medicación,  seguimiento, evaluación y coordinación con los informes posteriores del estado del paciente, revisión de laboratorio y otros estudios relacionados con la comunicación, estas visitas tienen un promedio aproximado de 45 minutos de duración.

Una ambulancia, acoplada para este servicio, es la que los traslada a los médicos. En algunos casos, por los difíciles accesos a barrios, les toca caminar para acceder a domicilios alejados.

Entre risas y bromas nos cuentan que deben sortear lodo y hasta tener cuidado de los canes. “Hemos tenido muchas anécdotas, en algunas ocasiones nos resbalamos o salen perros bravos, pero todo lo hacemos con mucho cariño, por lo que no lo vemos como un problema”, señala la enfermera Rosa Arévalo.

Empoderamiento familiar

Para este trabajo la familia juega un rol fundamental, incluyendo a un miembro cercano al hogar como partícipe en el proceso de empoderamiento como una responsabilidad compartida en el cuidado y bienestar del paciente de una forma digna hasta la fase final de la vida, por ello el personal de cuidados paliativos brinda el apoyo terapéutico familiar educativo e informativo.

Es el caso de Myriam Durán, madre de Marco Antonio, un joven que hoy está postrado en la cama debido a una esclerosis múltiple progresiva.  “Su enfermedad en un principio estaba muy acelerada, pero ahora con la ayuda de los médicos que vienen cada martes hemos podido estabilizarlo. Ellos le realizan varias curaciones, también ayuda psicológica e incluso terapias musculares”.

Nilian Ochoa, responsable de este servicio en el Hospital del IESS, señala que el enfoque es hacia los pacientes y sus familiares de manera integral, donde juega un papel importante la emotividad y carisma que le ponen al realizar su trabajo. “Nos llegamos a integrar tanto en los hogares, que nos tratan como un miembro más de su familia”.

Esto lo corrobora María Jaramillo, paciente de cuidados paliativos, que a decir de ella estaba prácticamente por fallecer; sin embargo, gracias a todas las atenciones recibidas por el IESS le ha permitido nuevamente recuperar su vida social.  Con una sonrisa en su rostro nos relata que ahora ya puede caminar y sale a reuniones con sus amigas. (DVL)

TOME NOTA

Quienes deseen conocer más o acceder solicitar estos servicios pueden llamar al número: 257-0214  ext. 168 o visitar el Hospital Manuel Ygnacio Monteros.

LA CIFRA

400  PACIENTES Son hasta el momento beneficiarios.

FUENTE: https://lahora.com.ec/loja/noticia/1102224843/afiliados-del-iess-de-loja-reciben-atencion-en-sus-hogares

[email protected]