Lo ideal es que esas pruebas hubieran sido en húmedo, señala un profesional de la Ingeniería Civil.

Las observaciones al análisis que el último martes realizaron técnicos de la empresa Graiman a las baldosas colocadas en las aceras intervenidas como parte del proyecto de Regeneración Urbana, no se han hecho esperar.

Los técnicos de dicha empresa utilizaron ese día una máquina para medir el nivel de rugosidad y concluyeron que las baldosas cumplen con los estándares internacionales. Uno de sus técnicos incluso aseveró que las personas pueden resbalarse en estas aceras pero por el tipo de calzado que usan.

Observación

Hugo Salcedo Jaramillo, ingeniero civil y consultor en libre ejercicio lojano con cerca de 40 años de experiencia profesional, menciona que este tipo de análisis deben hacerse en seco y en húmedo.

Señala que los técnicos de Graiman utilizaron una normativa norteamericana para medir el nivel de rugosidad de las baldosas. Sin embargo, aduce que ellos no consideraron normas nacionales como las que determina el Instituto Ecuatoriano de Normalización (INEN).

Salcedo Jaramillo considera importante que el análisis para establecer la rugosidad de las baldosas debe hacérsela en húmedo, es decir con agua y un agente humectante. Señala que al haber hecho la prueba solo en seco, los técnicos de esa empresa están “hablando a medias, y eso no está bien”.

Líquido para mejorar rugosidad

En algunas ocasiones se ha aseverado que para darle rugosidad a las baldosas de las aceras intervenidas dentro del proyecto de Regeneración Urbana, existe una solución que consiste en colocar un líquido. Hugo Salcedo Jaramillo califica de mentira esa probabilidad. Ante ello expone varios argumentos: el contrato firmado por los trabajos de Regeneración no incluye la adquisición ni implementación de este líquido; ese material no está de venta en el país, sino que se lo debe comprar en Estados Unidos. Además, este líquido “es un mejorador de rugosidad”, asevera, aclarando que este material no tiene la propiedad de hacerla rugosa a una baldosa deslizante. “Es un mejorador de rugosidad para baldosas rugosas”, aclara. Además indica que este líquido es “sumamente caro” y de acuerdo al fabricante, se aconseja colocarlo de dos a tres veces por año. “¿De dónde se van a sacar los recursos para hacer eso?”, se pregunta el profesional. Sin embargo, vuelve a enfatizar que así sea que se tengan los recursos económicos, este líquido no le dará rugosidad a una cerámica deslizante. (JGN)

Un cantar es andar en una baldosa en tiempo de verano y otro cantar es el andar en una baldosa o un cerámico en tiempo de invierno”

Hugo Salcedo Jaramillo

Ingeniero civil y consultor

Equipo técnico

El presidente del Colegio de Arquitectos de Loja, Fernando Jaramillo Palacios, recalca que el tema de las baldosas de la Regeneración Urbana es complejo. Señala que como gremio están dispuestos a ser parte de un equipo técnico que analice las características del material colocado en las aceras. No obstante, enfatiza que el material usado en las veredas no fue el mejor. “No son el mejor material, se pudo haber puesto un material más adecuado”, dice.

FUENTE: https://lahora.com.ec/loja/noticia/1102234138/sectores-critican-que-analisis-a-baldosas-se-hicieran-solo-en-seco

[email protected]