All for Joomla All for Webmasters

Ambas selecciones incrementaron su nivel en la fase de grupos y llegarán con mayor recorrido a un partido clave. El que clasifique se enfrentará al ganador de Suecia-Suiza.

Colombia e Inglaterra cruzan sus ilusiones en Moscú, en unos octavos de final del Mundial que ambas selecciones afrontan reforzadas por su trayectoria en la fase de grupos y convencidas de que se encuentran ante una oportunidad histórica.

La tercera presencia colombiana en la segunda ronda -tras Italia 1990 y Brasil 2014- vuelve a alimentar los sueños de gloria del conjunto de José Pékerman.

Pero si hace cuatro años el conjunto “cafetero” supo aprovechar el bajón moral de Uruguay, al que le acababan de comunicar la sanción a Luis Suárez, para imponerse en el Maracaná, ahora se enfrenta a un equipo reforzado anímicamente, que se cree capaz de todo.

Harry Kane (c), goleador del Mundial, con cinco tantos, durante un entrenamiento de la selección de Inglaterra.

El equipo de Gareth Southgate, el tercero más joven del torneo con 26 años de promedio, ha cambiado el estado de ánimo de un país que hace tan solo dos años vivió su momento más bajo, cuando Islandia lo ridiculizó en la Eurocopa.

De la mano del exdefensa, Inglaterra no solo ha rejuvenecido su equipo, sino que ha crecido hasta volver a pensar en el título.

Buena parte de la culpa la tiene Harry Kane, convertido en el goleador del Mundial y, además, en el líder que Inglaterra tanto ha echado de menos.

A Southgate, sin embargo, se le reclama ahora su decisión de plagar de suplentes el tercer partido. El técnico hizo ocho cambios, perdió contra Bélgica y el segundo puesto del grupo los cruzó con Colombia, el rival menos deseado. Porque la selección colombiana mete miedo.

El conjunto de José Néstor Pékerman, después de un comienzo de torneo para olvidar, con una sorpresiva derrota a manos de Japón (1-2), encauzó el rumbo en las dos siguientes jornadas, con triunfos contra Polonia (3-0) y Senegal (1-0) y llegó a octavos como primero del grupo H.

Con la defensa apuntalada, con Ospina recuperando su mejor nivel y la dupla Davinson-Mina totalmente asentada en el eje de la zaga, Carlos Sánchez recuperado para la causa, Quintero ejerciendo de “10” y Falcao arriba, la única -e importante- duda es saber si James Rodríguez llegará a tiempo.

El futbolista del Bayern de Múnich se marchó “tocado” en el encuentro ante Senegal y el pasado sábado por la noche la Federación Colombiana informaba que sufría “un edema menor sin ruptura fibrilar en el sóleo derecho”. No es una rotura fibrilar en el sóleo, como inicialmente se pensaba, lo que le habría dejado sin Mundial, pero es duda ante Inglaterra.

Si hace cuatro años James logró que incluso la prensa británica pronunciase bien su nombre, ahora el foco se pone sobre un equipo con más experiencia internacional, con jugadores conocidos en la Premier (David Ospina, Davinson Sánchez, Juan Guillermo Cuadrado, Radamel Falcao), al que se añade el gran momento de Juan Fernando Quintero.

Quintero ha resurgido en el Mundial cuando parecía que sería un caso más de talento precoz desaprovechado. El volante ha participado en los cinco goles de su selección -marcando uno y dando la asistencia en los otros cuatro- y ha asumido el liderazgo que la condición física le ha arrebatado a James.

Southgate, mientras, probablemente retornará al once que alineó en la primera jornada, con el regreso de Dele Alli, que ya está recuperado de su lesión muscular. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/futbol/1/colombia-ilusiones-inglaterra-rusia-2018

ferzhr@gmail.com

    Comments are closed.

    Compartir