All for Joomla All for Webmasters

El pasado 15 de febrero se conmemoró el Día Internacional de la Lucha contra esta enfermedad. La leucemia es la más recurrente.

 

Han trascurrido alrededor de dos años y medio desde que a Leandro le detectaron leucemia, una de las formas de cáncer que más afectan a los niños hoy en día.

 

Enterarse que tenía esta enfermedad fue devastador para toda su familia. Yandry Z., padre del infante, recuerda que apenas le detectaron este mal de salud, los médicos le dijeron que a su hijo no le quedaba mucho tiempo de vida.

 

Sin embargo, el progenitor considera que el que su hijo, quien está cerca de cumplir los siete años de edad, continúe vivo, es un milagro de Dios. Es más, señala que Leandro, en los años que lleva de tratamiento, ha evolucionado favorablemente. “Está bien, súper bien”, dice Yandry, aunque admite que se debe completar todo el tratamiento médico.

 

La situación económica para afrontar los gastos que demanda la atención a Leandro no ha sido la mejor para su familia. Sin embargo, Yandry cuenta que ha recibido el apoyo de otros familiares y del Voluntariado de Solca Loja para cubrir todos los gastos.

 

Por la leucemia que padece su hijo, este padre también tuvo que cambiar su ritmo normal de vida. Eso incluye haber dejado su trabajo como cocinero y mesero para dedicarse de lleno al cuidado de Leandro. Asimismo, cuenta que aprendió a valorar más la vida y dejó de lado el consumo de cigarrillo, bebidas alcohólicas y el mal carácter.

 

Gladys Y. también sabe lo que es que un familiar cercano viva con leucemia. Es su hija, María Emilia, quien a sus cinco años de edad lleva dos años y siete meses padeciendo la enfermedad.

 

Gladys cuenta que lo primero que se le vino a la mente cuando le anunciaron que su niña tenía leucemia, es que la menor iba a morir. “Pero dando gracias a Dios no ha sido así”, comenta. Señala que fue duro aceptar esta realidad, sin embargo dice que María Emilia ha evolucionado favorablemente y se siente mucho mejor. Pese a ello, la infante debe recibir cuidados que implican mantener una adecuada alimentación en el hogar, correctas normas de higiene personal, entre otros aspectos más para evitar un decaimiento.

 

Gladys manifiesta que la enfermedad de su hija trajo muchos cambios en el hogar. Primeramente estuvo el aceptar esta realidad, luego valorar cada momento de la vida, ser más humildes, más unidos, como padres tener mayor paciencia a los hijos… “Es un cambio total en todo sentido”, enfatiza esta madre.

 

Enfermedad

Los casos de Leandro y de María Emilia forman parte de las estadísticas que maneja Solca Loja respecto al cáncer infantil. Esta casa de salud especializada conoce, anualmente, un promedio de 19 nuevos casos de menores de edad que padecen la enfermedad.

 

Un 60% de todos esos casos son niños o adolescentes con leucemia. Otros tipos de cáncer que más afectan a este sector en la provincia de Loja son los linfomas y los tumores del sistema nervioso central.

 

Soledad Jiménez, oncohematóloga pediatra de Solca Loja, detalla que en la actualidad 80 menores de edad, en diferentes etapas de tratamiento, reciben atención en esta casa de salud. Asimismo, señala que de 10 casos, seis se recuperan.

 

También menciona que los pacientes menores de edad suelen responder de mejor manera al tratamiento, ya que toleran mucho mejor las quimioterapias y tienen menos efectos adversos que los pacientes adultos. (JGN)

 

Día contra el cáncer infantil

El pasado 15 de febrero se conmemoró el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer Infantil. Esta fecha se instauró en el año 2001 con la finalidad, según Soledad Jiménez, oncohematóloga pediatra de Solca Loja, de recordar los derechos que tiene este sector poblacional. Dice que los niños y adolescentes tienen derecho a una atención médica especializada; contar con apoyo psicológico tanto los pacientes como sus familias; y ser incluidos en el campo educativo.

 

Cáncer infantil

Señales de advertencia

Palidez, moretones o sangrado, dolor general de huesos.

Bultos o hinchazón, especialmente si es indoloro y sin fiebre u otros signos de infección.

Pérdida de peso inexplicable, fiebre, tos persistente, dificultad para respirar, sudoración por la noche.

Cambios en el ojo, pupila blanca, aparición de estrabismo, pérdida visual, moretones o hinchazón alrededor de los ojos.

Inflamación abdominal.

Dolores de cabeza, sobre todo si es persistente o severo, vómitos por las mañanas y empeoramiento a través de los días.

Dolor en las extremidades o de huesos, hinchazón sin traumas ni signos de infección.

Fuente: https://lahora.com.ec/loja/noticia/1102137038/el-cancer-infantil-implica-cambios-en-el-entorno-familiar-

[email protected]

Comments are closed.

Compartir