All for Joomla All for Webmasters

La idea de que un médico camine a diario por una comunidad, se inserte en ella para conocer de primera mano las necesidades de atención en salud de sus habitantes y posibilite el cambio de hábitos de alimentación e higiénico sanitarios para prolongar la vida es un sueño que Ecuador podría hacer realidad a corto plazo.

Este modelo de atención primaria se aplica con éxito en otros países de la región como Cuba, Venezuela y Brasil, y existe una experiencia -aunque no gubernamental- en Argentina, con gran impacto en la reducción de los principales indicadores de salud, las que hablan de las garantías para la vida que proporcionan los Estados con voluntad política considerando el acceso a la salud como un derecho humano.

El programa del ‘Médico del barrio’ que arranca en Ecuador desde este 30 de agosto -y podrá beneficiar a más de 200.000 personas-  llega de la mano del Plan de gobierno ‘Toda una vida’, que el presidente Lenín Moreno implementará durante los próximos cuatro años (2017-2021) y donde son protagonistas los grupos poblacionales vulnerables.

Santa Elena ha sido el cantón escogido para el inicio de este programa debido a los altos índices de personas contagiadas con VIH-SIDA y desnutrición, lo cual requiere una intervención inmediata. También comenzará a aplicarse la estrategia en los cantones de Alausí y Guaranda hasta que sean cubiertos todos los territorios del país hasta 2018 paulatinamente.

La ministra de Salud Pública, Verónica Espinosa, aseguró esta semana que este programa es un complemento de la misión ‘Ternura’ que contempla a las gestantes y a los niños de 0 a 2 años y de 2 a 5 años; el Plan Mujer, dirigido a las mujeres en edad fértil; ‘Mis Mejores años’ a la Tercera Edad y ‘Las Manuelas’ para la atención a los discapacitados.

Los médicos especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria y su equipo (un técnico en atención primaria y enfermero/a) tendrán la nueva lógica de volcar a la comunidad el sistema de salud en el primer nivel de atención médica, con preferencia también para las personas con enfermedades crónicas.

“No es solamente curar enfermedades sino cuidar de la salud antes de que aparezcan las enfermedades”, señaló la ministra Espinosa al presentar el programa ante la prensa, donde argumentó la importancia de que la ciudadanía se involucre para garantizar el éxito de este programa.

Según las cifras preliminares, el Ministerio de Salud cuenta con 453 médicos ecuatorianos que se encuentran en su etapa de devengación de la beca desde marzo de este año. A ellos se suman los 1.500 Técnicos de Atención Primaria de Salud (TAPS) graduados, y los 500 que se encuentran estudiando. Además existen 1.533 centros de salud donde el Ministerio de Salud tiene una cartera de servicios permanente.

El programa ‘El Médico del Barrio’ inicia este 30 de agosto en tres cantones y se expandirá paulatinamente en el país hasta el 2018. Imagen: Andes

Más ciudadanos sanos

Los especialistas de la Salud ecuatorianos trabajarán puerta a puerta con una población específica que le haya sido designada. Con la ayuda de los técnicos, que son líderes de la comunidad y fueron capacitados durante dos años, visitarán las viviendas para entrevistarse con sus moradores. Trabajarán cinco días a la semana en jornadas de ocho horas, media jornada en el barrio y media en los centros de salud, donde deberán agendar las citas prioritarias para su población y hacer las coordinaciones pertinentes.

El objetivo es conocer de primera mano cuáles son las necesidades perentorias de sus habitantes para poder personalizar los servicios y resolver los problemas sanitarios que estén a su alcance en un 80% de los casos y que solo el 20% llegue a los hospitales.

Entre las enfermedades crónicas no transmisibles que un médico puede ayudar a prevenir y a controlar en las barriadas están la diabetes mellitus, el asma bronquial, hipertensión arterial, deficiencia renal aguda y crónica, epilepsia, cardiopatía isquémica, accidentes vasculares encefálicos, gota o hiperuricemia y la hipercolesterolemia.

Otro de los temas que pueden ser resueltos en primera instancia en las comunidades es la educación para evitar infecciones respiratorias y epidemias intestinales, causadas fundamentalmente por la falta de hábitos de higiene como son el lavado de las manos, el cepillado de los dientes, una alimentación balanceada y hábitos saludables.

El médico y su equipo deberán organizar el sistema de salud en el barrio para que sean atendidos quienes más lo necesitan en el momento oportuno; serán actores para la difusión de la política pública social como lo es la práctica de lactancia materna y la prevención de enfermedades de transmisión sexual como el VIH-SIDA y otras crónicas; además, identificarán los riesgos determinantes para la comunidad, promoverán hábitos saludables y actuarán en la prevención de enfermedades.

Una experiencia similar a lo que será el ‘Médico del Barrio’ vivieron ecuatorianos de varias provincias entre 2014 y 2016 cuando más de 200 profesionales cubanos llegaron al país como parte de un convenio bilateral.

Cuba, Venezuela y Brasil, experiencias exitosas en medicina comunitaria

El programa del ‘Medico de la Familia’ de Cuba permitió a la reducir índices como la tasa de mortalidad infantil y el control de enfermedades crónicas en la comunidad. Foto: Granma

Otras experiencias en medicina comunitaria similares a la del  ‘Médico del barrio’ que comenzará a aplicar en Ecuador existen en Cuba, Venezuela y Brasil con impacto positivo en sus indicadores de salud, como la reducción de la mortalidad materno-infantil, la desnutrición, el control de enfermedades crónicas y las de transmisión sexual.

En Cuba, por ejemplo, el programa del ‘Médico de la Familia’ aplicado -desde 1984- ha permitido a la isla mostrar indicadores de salud similares a los países del llamado Primer Mundo. El gobierno de ese país construyó casas en los barrios de dos y tres pisos, ubicando en la planta baja el consultorio y en las subsiguientes las viviendas del doctor/a y del personal de enfermería.

Los médicos inician sus consultas en el horario de la mañana, donde hacen los primeros exámenes y ordenan los análisis correspondientes en los policlínicos (o clínicas), una vez que están los resultados estos son entregados al personal de enfermería que labora en el Consultorio del Médico de la Familia y con ellos el doctor determina el tratamiento a seguir o decide si es necesaria la atención especializada. Además, realiza el tamizaje de su población, la captación de embarazadas, controla los enfermos crónicos, realiza la prueba del Papanicolau (o prueba de citología vaginal) y ofrece charlas de educación en salud. En horarios de la tarde “hacen terreno”, que significa ir a visitar a sus pacientes que requieren atención personalizada.

La especialista de Segundo Grado en Medicina General Integral Yusimí Barrios, de la Brigada Médica Cubana que labora en Ecuador, dijo a Andes que este programa del ‘Médico de la Familia’ es similar al ‘Médico del Barrio’, porque se basa en “un médico de cabecera que va a trabajar la prevención, la promoción, la rehabilitación, y va a permitir que el equipo de salud pueda identificar los factores de riesgo”.

Como evidencia del impacto del programa, en 1993 la tasa de mortalidad infantil fue de 9,4 por cada 1000 nacidos vivos y la esperanza de vida fue de 76 años. En 2016, la tasa de mortalidad infantil fue de 4.3 por cada 1000 nacidos vivos y la esperanza de vida se elevó a 77.9 años, gracias en gran medida a la atención primaria y sus componentes.

A ello se suma la voluntad del gobierno cubano de formar el personal médico necesario para garantizar la atención primaria, lo que la permitido incluso desarrollar un programa de servicios médicos hacia el exterior que, además, reporta dividendos al país, en medio del bloqueo que le impone Estados Unidos y que ha impactado sin dudas este programa.

En Venezuela se creó en 2003 la denominada ‘Misión Barrio Adentro’, que inició con fuerza en los cerros donde viven los más pobres. Fruto de la colaboración con Cuba, hasta allá llegaron médicos cubanos que, además de dar atención en las poblaciones apartadas y de bajos recursos, se sumado al proceso de formación de jóvenes de recursos captados para formarse como médicos para que  permanezcan en sus barrios a brindar servicios a su comunidad.

Pero antes de la Revolución Bolivariana (1999), entre 60 y 70 % de las personas que vivían en sectores populares nunca habían acudido a un médico para una consulta de chequeo general, según cifras difundidas por el Ministerio de Salud.

A los 13 años de creada, ‘Barrio Adentro’ había ofrecido más de 778 millones de consultas médicas gratuitas en los sectores populares de Venezuela. Solamente en 2016 sumaron,  28 millones de consultas en 14.000 establecimientos en todo el país, y como impacto evidente un millón 460 mil vidas salvadas en sus centros de salud.

Estos jóvenes venezolanos de sectores populares fueron captados en la ‘Misión Barrio Adentro’ para formarse como Médicos Generales Integrales y hoy ya ejercen su profesión en las comunidades. Foto: Cortesía

La doctora cubana Isora Naranjo, especialista en Medicina General Integral (MG), radicada en Ecuador, relató a Andes su experiencia durante siete años en el programa ‘Barrio Adentro’, una etapa en la que vivió en las comunidades vulnerables marginadas del sistema de salud y a las que atendía desde la promoción de salud, la prevención, la curación y la rehabilitación.

En su opinión, para cualquier Estado es “posible y factible” hacer dar atención preventiva. “Se gastan más recursos sobre el paciente enfermo que evitando que se enferme”, señala, y apunta que con esta práctica disminuiría el flujo de pacientes a unidades hospitalarias, a donde deberían acudir solo los pacientes con mayor grado de complicación.

‘Mais Médicos’ fue una iniciativa del gobierno de Dilma Rousseff para resolver las necesidades de atención sanitaria en su país. Foto: OPS

Por su parte, la iniciativa brasileña de ‘Mais Medicos’ (Más Médicos) fue el nombre que el gobierno de la destituida presidenta Dilma Rousseff dio a la misión para llevar la salud a donde no querían llegar los médicos brasileños y que ahora ha continuado aunque en menor medida Michel Temer.

El programa fue la solución que encontró Rousseff ante los reclamos de la población en las manifestaciones de 2013 registradas en su país y para ello realizó un convenio con la Organización Panamericana de la Salud, que contrató profesionales extranjeros, la mayoría de ellos cubanos.

‘Mais Medicos’ fue creado en julio de 2013 y actualmente atiende a 4.058 municipios con 18.240 profesionales (más de 11 mil de ellos cubanos y unos 11 mil brasileños; el resto de otras de nacionalidades), beneficiando a una población de 63 millones de personas, inclusive en 34 distritos de salud indígenas.

Solo entre enero 2013 y enero 2014, se apreció un incremento en 34.9% del número de consultas en la atención básica, pero sobre todo la reducción en un 20.8 % de los ingresos hospitalarios; un aumento del 11.3 % de las consultas prenatales y del 44.6% en la atención de pacientes diabéticos, y del 5% a pacientes con Hipertensión Arterial, con un índice de aprobación de la población con el programa es del 74.7 %.

En entrevistas a 3 mil 920 personas en 200 municipios brasileños, el 94 % dijo estar muy satisfechos o satisfechos con la atención médica y el 90 % evaluaron con nota de 8 a 10 (de 10) al Programa Más Médicos. La población entrevistada señaló como beneficios el haber recibido atención médica diaria, gran dedicación de los médicos, más facilidades para ser atendidos, disminución del tiempo de espera, mayor calidad, esclarecimiento de los problemas de salud, constató un informe la Organización Panamericana de la Salud-Organización Mundial de la Salud.

Antes de su implementación, cinco estados brasileños poseían menos de un galeno para cada 1000 personas, mientras 700 municipalidades no disponían de ningún médico para ofrecer atención básica de salud.

Un tema que es de resaltar es que tanto el programa ‘Barrio Adentro’ como el de ‘Mais Medicos’ han contado con la colaboración cubana y con la solidaridad de la isla al crear en 1998 la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), por idea del presidente Fidel Castro, y donde se han graduado desde el 2005 a más de 28 mil 500 médicos de 103 países, incluso afronorteamericanos provenientes de comunidades pobres.

La información y el contenido multimedia, publicados por la Agencia de Noticias Andes, son de carácter público, libre y gratuito. Pueden ser reproducidos con la obligatoriedad de citar la fuente. http://www.andes.info.ec/es/noticias/medico-barrio-modelo-exitoso-atencion-primaria-salud-region.html

ferzhr@gmail.com

    No Comments

    Compartir