All for Joomla All for Webmasters

El 51% de las 91 cooperativas interprovinciales que operan en Guayaquil paralizaron actividades ayer. Con ello la mitad de los 65.000 pasajeros que transportan desde y hasta la terminal terrestre Jaime Roldós no llegó a su lugar de destino.

Los agremiados a la Federación Nacional de Transporte Público del Ecuador (Fenacotip) reclaman la compensación tarifaria del 50% a personas de la tercera edad, estudiantes y discapacitados desde 2012 a 2014, cuya deuda es de $ 79 millones.

La Fenacotip también exige controles a los operadores de servicio de furgonetas, considerado ilegal. Otras exigencias son el retiro de los proyectos de Reforma de la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial -que busca crear nuevas modalidades de transporte- y evitar las dos revisiones anuales que exigen los municipios de Guayaquil y Quito.

El subsecretario de Transporte Terrestre, Álvaro Guzmán, aseguró que solo una de las 10 modalidades de transporte plegó al paro.

El funcionario destacó que los representantes de siete modalidades respaldaron la decisión del Gobierno, que acordó esta semana abonar $ 5 millones para el pago a las cooperativas que cumplan los requisitos establecidos por la Contraloría.

A Gloria Pino la falta de transporte interprovincial en la terminal terrestre de Guayaquil la sorprendió. Ella llegó a Guayaquil a las 02:00 desde Azogues para cumplir con una cita en el consulado de Estados Unidos, pero a las 10:30 no sabía cómo regresar a su casa.

En la misma situación se encontró Crismar Acosta, quien necesitaba ir hasta Cuenca. La manabita decidió no esperar y salir del sitio para buscar furgonetas que van hasta el austro.

Acosta criticó la acción de los transportistas por la pérdida de tiempo y dinero que generan a los usuarios. Alejado de los acuerdos y problemas de los usuarios, Luis Salas esperaba que lo llamaran a trabajar en la flota Pelileo.

El hombre, quien lleva dos años laborando en esta empresa, asegura que a los dueños de los buses les indicaron que si trabajaban los multarían con $ 500. Salas hace recorridos diarios de seis horas desde Guayaquil a Ambato y cobra $ 35 por viaje. Esperaba que el paro no durase “para no perder demasiado”.

Los inconvenientes por la falta de buses interprovinciales también fueron evidentes en la terminal terrestre de la vía a Daule, norte de Guayaquil. En el sitio Bernardo Navarrete se llevó la sorpresa de que la cooperativa 24 de Septiembre, que viaja a Cascol y Paján, en Manabí, no estaba atendiendo. El hombre, que debía viajar a Paján, aseguró que en un canal de televisión informaron erróneamente que el paro no se realizó.

En el local contiguo, Víctor Suárez no creía que se haya paralizado el transporte, “parece que estoy en los años 90”.

De Riobamba a Quito
Decenas de personas llegaron ayer a la terminal terrestre de Riobamba y se toparon con la novedad de que las ventanillas de las cooperativas estaban cerradas, a excepción de Transportes Ecuador, que ofertaba viajes solo a Quito y la cooperativa Riobamba a Puyo.

“Nosotros tenemos la disposición de salir solo hasta la capital, por ello no ofrecemos a otros puntos, esperamos no toparnos con novedades en el camino”, manifestó Stalin Huilcapi, chofer de dicha cooperativa.

Los viajeros se mostraron preocupados debido al paro de transportistas interprovinciales, algunos de ellos laboran en la ciudad de Ambato y deben trasladarse todos los días, por lo que tuvieron que alquilar busetas.

“Desde las 04:00 estoy esperando alguna unidad, pero hasta Ambato no hay disponibles, la mayoría debemos dirigirnos a nuestras labores diarias y estamos haciendo arreglos entre algunos pasajeros para alquilar carros particulares, pero no sabemos cómo vamos a regresar”, indicó Clara Padilla.

Diariamente más de 12.000 personas se movilizan desde la terminal terrestre de Riobamba. 300 unidades de transporte salen con 42 pasajeros cada una; las unidades se dirigen a distintos puntos del país.

Buses escolares ayudaron
En Cotopaxi varias operadoras interprovinciales plegaron al paro nacional. Desde la mañana la terminal terrestre de Latacunga lucía parcialmente vacía. Muchos usuarios buscaron alternativas para llegar a sus destinos.

Una de estas alternativas fueron las furgonetas, camionetas y taxis que tuvieron luz verde para ofrecer sus servicios y viajar con pasajeros a otras provincias.

Juan Villa, latacungueño, llegó a la terminal terrestre a las 07:00 y no encontró ninguna operadora que lo transportara hasta Ambato, su lugar de trabajo. Abordó un bus escolar que tenía ese destino.

Dos buses salieron de Ambato
En la terminal terrestre de Ambato, los autobuses con destinos interprovinciales no salieron a laborar, mientras los usuarios reclamaban la falta del servicio. “Desde las 07:00 protestamos en las ventanillas de las diferentes cooperativas a fin de que se nos brinde el servicio de transporte.

Pese a la visita de personal de la ANT y de la Gobernación, solo dos autobuses salieron ante las amenazas de sus compañeros conductores”, dijo Silvia Moreno, viajera ambateña. (I)

En la vía
Visión de transportistas
Abel Gómez, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público (Fenacotip) dijo en una primera evaluación que el 85% de las operadoras interprovinciales paralizaron sus actividades ayer.

Evaluación gubernamental
La evaluación del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, en cambio, apuntó que el 60% de las compañías sí operaron la jornada del martes.

La medida no fue general
El presidente de la Cámara de Transporte Liviano, Napoleón Cabrera, señaló que solo uno de los 10 tipos de transportación plegó a la medida.

Las vías estuvieron libres
Los transportistas interprovinciales no cumplieron su anuncio de que estacionarían sus unidades en los costados de las vías.

Los pasajeros que llegaron a la estación interprovincial se sorprendieron por la falta de atención y buscaron alternativas para movilizarse. Foto: Karly Torres / El Telégrafo


Los pasajeros esperaron por horas en Quitumbe
Blanca Suárez llegó ayer a las 07:00 a la Terminal Terrestre Quitumbe (sur de Quito), desde su casa ubicada en San Bartolo, unos kilómetros al norte.

Escuchó la víspera sobre el paro anunciado por los transportistas interprovinciales, sin embargo acudió, pues necesitaba viajar de urgencia a Cuenca para cumplir con un encargo.

Hasta las 09:30, la mujer aguardaba la llegada de algún vehículo que la trasladara de manera directa. A esa hora, sin embargo, ya analizaba abordar alguna unidad que la acercara a su destino.

Planificaba usar los servicios de Transportes Ecuador para que la llevara hasta Riobamba y desde ahí continuar su viaje hacia el sur.

Junto a ella decenas de viajeros aguardaban tener la oportunidad de desplazarse. Sin embargo, la actividad era escasa en la terminal quiteña, que atiende a unos 3.800 usuarios diarios en promedio.

Al parecer, muchas personas prefirieron no arriesgarse.

En los andenes de salida de carros se agrupaban cada cierto tiempo cuatro o cinco vehículos.

En tanto, las operadoras vendían boletos sin compromiso de viaje o cuando un carro arribaba. Solo alguna se arriesgó a vender sin restricción. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/ecuador/1/el-paro-de-los-choferes-se-cumplio-a-medias

ferzhr@gmail.com

    Comments are closed.

    Compartir