El documento presupuestario del próximo año experimentará tres grandes cambios, por la aprobación de la Ley para el Ordenamiento de las Finanzas Públicas y por la recesión económica.

El primer cambio es que el presupuesto del 2021 será prorrogado; es decir, el mismo de este año. Este texto regirá hasta que el siguiente Gobierno presente uno nuevo. Mientras tanto, la administración deberá tomar en cuenta las cifras codificadas del 2020; es decir, las que el Ejecutivo fue ajustando de acuerdo con la nueva realidad.

Por ejemplo, el monto inicial por recaudación de impuestos en el 2020 se redujo en 870 millones.Este año también se contrajeron las asignaciones a las prefecturas, municipios y juntas parroquiales, por la caída de ingresos fiscales.

El Presupuesto 2020 se ­estimó inicialmente en USD 35 498 millones, pero hasta el pasado 25 de noviembre se había ajustado o codificado a 32 530 millones.

Por eso,según el ministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, el documento prorrogado del 2021 será austero, unos USD 3 000 millones menor frente al de este año.

José Hidalgo, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), considera que es mucho más realista tomar las cifras codificadas, porque los principales ingresos del Fisco en el 2020 tuvieron fuertes caídas.

Sin embargo, esas proyecciones no suelen ser iguales a las que realmente se ejecutan. Por ejemplo, la meta de ingresos petroleros para este año se actualizó en USD 2 037 millones. Pero hasta el 25 de noviembre pasado, el Fisco recibió realmente apenas USD 440 millones por ese rubro.

En el 2020, el Ministerio de Finanzas estimó que el precio promedio por barril de crudo sería de USD 51, pero en la práctica estuvo bajo los USD 40. El ministro Pozo dijo que en el 2021 el precio promedio podría estar en USD 35.

Pero aún hay incertidumbre sobre lo que pasará desde el 24 de mayo. El nuevo Gobierno tendrá 90 días para presentar una nueva proforma.

Ana Patricia Muñoz, directora ejecutiva del grupo Faro, considera que el reto del siguiente Gobierno es ser realista y transparente con las cifras.

Ella anota, por ejemplo, que en las cuentas fiscales de este año se incluyeron USD 2 000 millones por monetización o concesión de activos estatales, que no llegaron.

E nuevo Presidente tendrá que buscar mecanismos para subir los ingresos. “Es clave revisar las exenciones tributarias y analizar una reforma tributaria que afecte menos a los más vulnerables”, dijo.

El Gobierno ha anunciado que dejará un borrador de reforma tributaria a la siguiente administración. El Fondo Monetario Internacional (FMI) sugiere incrementar en tres puntos el impuesto al valor agregado, revisar algunas exenciones de impuestos para la tercera edad, ampliar la base de contribuyentes, entre otros.

Un segundo cambio en el presupuesto del 2021 es que, según la Ley para el Ordenamiento de las Finanzas Públicas, el Ejecutivo ahora solo puede ajustar los montos del presupuesto un 5%. Antes de esta Ley, el margen permitido para hacer cambios era un 15%.

El Ministerio de Finanzas aclaró que ese nuevo tope rige solo para la proforma que haga el nuevo Gobierno y que el presupuesto prorrogado aún puede tener ajustes de hasta 15%, de ser necesario.

Por eso, hasta el 25 de noviembre el Gobierno ya ha bajado los rubros en un 8%.

Un tercer cambio que tendrán las cuentas fiscales es el relacionado a las asignaciones de educación y salud, que serán menores a las del 2020, por la caída del PIB, explica el exministro Fausto Ortiz.

Las disposiciones transitorias decimoctava y vigésimo segunda de la Constitución establecen que cada año se deben incrementar los presupuestos de estos dos sectores, en al menos 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB).

El Banco Central proyecta que este año la economía caerá 9% y el próximo ejercicio se recuperaría en hasta el 2,2%.

Aunque no se sabe si el próximo mandatario continuará con el programa de financiamiento del FMI, el multilateral proyecta que si el Gobierno continúa con el plan, el ajuste fiscal en el 2021 deberá ser de 3,3 puntos del PIB.

Según el organismo, las mejoras en el balance fiscal del 2021 provendrían de una reducción de gastos en sueldos y en bienes y servicios, de un menor pago de intereses de la deuda externa luego del reperfilamiento de los bonos, de mayores ingresos petroleros debido a una mejora de los precios en el mercado internacional y una recuperación de la actividad económica.

Esto permitirá, según el organismo, reducir el déficit y las necesidades de financiamiento. Este año, el hueco fiscal estimado es de USD 7 700 millones, según Finanzas.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/actualidad/presupuesto-2021-gobierno-negocios.html. 

Share.

Leave A Reply

3 + 16 =