All for Joomla All for Webmasters
January 17, 2018

A pocos días de que en el Congreso, el Presidente de Perú saliera avante en un proceso para destituirlo, el domingo Pedro Pablo Kuczynski le concedió la absolución al exgobernante de ese país acusado de varios delitos entre ellos de lesa humanidad; el sábado había sido trasladado a un centro médico por problemas de salud.

El presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, concedió el domingo un indulto humanitario al exmandatario Alberto Fujimori, quien se halla hospitalizado desde el sábado y que cumple condena de 25 años por crímenes de lesa humanidad.

“El presidente de la República, en uso de las atribuciones que le confiere la Constitución Política del Perú para tales fines, ha decidido conceder el indulto humanitario al señor Alberto Fujimori Fujimori y a otras siete personas que se encuentran en similar condición”, señaló la presidencia en un comunicado.

Kenji Fujimori, congresista e hijo menor del exgobernante, quien bregó públicamente a favor del indulto de su padre, ha sido el primero del clan familiar en agradecer el indulto presidencial.

“Quiero agradecer en nombre de la familia Fujimori al Presidente Pedro Pablo Kuczynski por el noble y magnánimo gesto de brindarle el indulto humanitario a mi padre Alberto Fujimori”, escribió Kenji en su cuenta de la red social Twitter.

La líder opositora e hija del exgobernante, Keiko Fujimori, dura crítica de Kuczynski, también se sumó a los agradecimientos.

“Hoy es un gran día para mi familia y para el fujimorismo. Finalmente mi padre está libre. Esta será una Navidad de esperanza y alegría!!!”, escribió en las redes sociales la líder de Fuerza Popular, la agrupación de derecha populista que controla la mayoría en el Congreso.

El pedido de la familia

El indulto y gracia presidencial por razones humanitarias se produce en respuesta a una solicitud presentada el pasado lunes 11 de diciembre por el propio Alberto Fujimori ante el Instituto Nacional Penitenciario.

De acuerdo con los requisitos, el exjefe de Estado fue revisado el domingo 17 de diciembre por una junta médica que lo evaluó en la sede policial de la Dirección de Operaciones Especiales, donde está recluido desde 2007.

La junta “ha determinado que el señor Fujimori padece de una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable y que las condiciones carcelarias significan un grave riesgo a su vida, salud e integridad”, destacó la presidencia peruana en su comunicado.

Protestas y disidencias

El indulto provocó la protesta de familiares de 25 víctimas asesinadas por escuadrones de la muerte del ejército durante el régimen de Fujimori.

Ese caso fue el que terminó llevándolo a la cárcel, al ser condenado como autor mediato de los homicidios.

“Sí, usted señor Presidente, indulta a Fujimori sin el debido proceso y sin junta médica imparcial, está viciando este proceso y atropellando el derecho a justicia de familiares”, escribió Gisella Ortiz en la red Twitter.

“Lamento indulto humanitario a Fujimori. En lugar de reafirmar que en un estado de derecho no cabe un trato especial a nadie, quedará para siempre la idea de que su liberación fue una vulgar negociación política a cambio de la permanencia de Pedro Pablo Kuczynski en el poder”, anotó en Twitter José Miguel Vivanco, responsable de Americas Human Rights Watch.

“Otro indulto a un condenado por delitos de lesa humanidad. No aprendemos más en América. Noche triste”, lanzó en Twitter Edison Lanza, Relator Especial para la libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En Lima se produjeron choques entre la policía antimotines y más de doscientos jóvenes que intentaron marchar al Palacio de Gobierno al grito de “¡En costa, sierra y selva, indulto es una mierda!”.

Los manifestantes llevaban algunas fotos de víctimas de la represión del régimen de Fujimori.

Se estima que el indulto provocará cambios en el gabinete ministerial de Kuczynski, cuyo partido Peruanos por el Kambio, minoritario en el parlamento, se vio aún más debilitado por una primera defección de uno de sus legisladores.

“Lamento sinceramente la decisión tomada. El martes formalizaré mi renuncia a la bancada de Peruanos por el Kambio”, anunció el congresista Alberto de Belaunde.

El congresista Gilbert Violeta, vocero de ese grupo, respaldó la decisión indicando “que gobernar nunca ha sido fácil, menos aún en un Estado dividido que necesita reconciliación y perdón por el bien y el futuro del país”.

Fujimori, de origen japonés y de 79 años, gobernó Perú de 1990 a 2000.

Desde el sábado, elexpresidente se encuentra hospitalizado debido a crisis de baja de la presión arterial (hipotensión) y de una arritmia cardiaca. En septiembre sufrió un cuadro similar.

El otrora jefe de Estado acumula además seis operaciones en la lengua por una lesión cancerosa.

En los exteriores de la clínica Centenario Peruano Japonesa, donde está internado, decenas de espontáneos simpatizantes se reunieron para celebrar la libertad del exmandatario.

Fujimori conserva popularidad pese a los abusos cometidos durante su régimen, pues muchos valoran que haya logrado derrotar a las guerrillas de Sendero Luminoso y el MRTA y estabilizar la economía tras la crisis producida bajo el primer gobierno de Alan García (1985-1990).

El exmandatario lleva cumplidos poco más de 10 de los 25 años a los que fue condenado como autor mediato de la muerte de 25 personas en una operación antiterrorista.

Los sondeos publicados este año señalan que al menos dos de cada tres peruanos (65%) están a favor de indultarlo.

Una década de mano dura

Fujimori, que fue perdonado en vísperas de Navidad, desarrolló una fulgurante carrera política que lo llevó a la cúspide del poder y terminó en la cárcel, acusado de diversos delitos de lesa humanidad.

El hijo de inmigrantes japoneses detentó un poder absoluto entre 1990 y 2000, cuando gobernó Perú con mano dura al margen de los partidos políticos y con el firme respaldo de las fuerzas armadas y de su exasesor, Vladimiro Montesinos, la eminencia gris de su régimen.

Con sus cuatro condenas judiciales, la mayor de ellas a 25 años de cárcel, el exgobernante, con su salud debilitada, pasó los últimos 12 años preso hasta que fue indultado.

“El gobierno de Fujimori fue el punto más bajo en toda la historia de Perú por la conducta del acusado y por hacer tabla rasa de cualquier tipo de reglas e institucionalidad y normatividad”, opinó el sociólogo y analista político Eduardo Toche cuando el exmandatario fue sentenciado.

“Para él no existía ningún marco legal, el marco legal era el de su voluntad y la de sus amigos, nada más”, dijo a la AFP.

Fujimori cultivó en el poder un estilo autoritario que iba de la mano con su perfil de hombre frío y desconfiado, poco comunicativo y calculador, que gobernaba con un criterio de cofradía y de sociedad secreta, rodeado de un pequeño círculo de personas.

Así sucedió cuando perpetró el autogolpe de Estado del 5 de abril de 1992, una operación que solo conocían su asesor Montesinos y los máximos jefes militares, con absoluto desconocimiento de sus ministros.

“Primero se actúa, luego se informa”, solía decir el expresidente en torno a sus principales decisiones.

Esa forma de gobernar, con dominio total sobre el Congreso y con control de medios de comunicación -principalmente de las grandes cadenas de televisión cuyos directivos fueron sobornados- abrió las puertas a la corrupción durante su mandato.

Durante su gobierno, Fujimori, que era conocido como ‘el Chino’, aplicó un modelo económico neoliberal que le sirvió para granjearse el apoyo de las clases dirigentes de Perú, de los empresarios y de los organismos financieros internacionales.

Sus seguidores recuerdan que Fujimori derrotó a la guerrilla maoísta Sendero Luminoso y al guevarista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), pero organismos de derechos humanos denunciaron matanzas de civiles inocentes en esa lucha antiterrorista.

Uno de los episodios que le dio más rédito político fue el desenlace de la toma de rehenes en la residencia del embajador de Japón en abril de 1997 por la guerrilla del MRTA.

Tras cuatro meses de cerco guerrillero, 71 de los 72 rehenes fueron liberados (uno murió) y los 14 rebeldes resultaron muertos en un operativo que recibió elogios de los gobiernos y cuestionamientos de organismos de derechos humanos, que denunciaron que los sublevados fueron ejecutados de forma sumaria.

La estrella de Fujimori se pulverizó en el 2000 cuando en medio de escándalos de corrupción renunció a la presidencia vía fax desde el extranjero, cuando participaba en una cumbre de la APEC en Brunei, antes de partir buscando asilo hacia Japón aprovechando su doble nacionalidad.

En los últimos años su hija Keiko Fujimori, de 42 años, se ha convertido en una suerte de heredera política, como líder de Fuerza Popular, partido que tiene mayoría absoluta en el Congreso.

Su hijo menor, Kenji, de 37 años, es un popular legislador que impulsó la campaña para la liberación de su padre.

Dimite funcionario de DD.HH.

El indulto a Alberto Fujimori ha generado serias consecuencias desde que fue confirmado. Una de ellas ha sido la renuncia de Roger Rodríguez Santander, quien se desempeñaba como Director General de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Minjus).

Jurista dice que el perdón no aplica en este caso

En el territorio peruano existe incertidumbre entre los ciudadanos respecto a la decisión del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Así persiste la duda de si el indulto a Fujimori es válido y si puede ser anulado, reportó ayer diario El Comercio de Lima, en su página web. Esto fue aclarado por el abogado penalista Mario Amoretti, en RPP Noticias.

Según el letrado, el indulto no puede ser dado en caso de delitos de lesa humanidad y, aunque en una parte de la sentencia se menciona, el fallo que condenó a 25 años de cárcel a Alberto Fujimori señala los delitos de homicidio calificado y secuestro agravado, pero no de lesa humanidad.

Por lo tanto, en caso de que se planteara una objeción en la Corte Interamericana de Derechos Humanos u otra autoridad, esta no tendría éxito debido a que el ‘Tribunal Constitucional ya lo ha establecido’.

Sin embargo enfatizó que la reparación civil no ha sido eliminada por lo que podría ser cobrada, en cualquier momento, por el Estado.

También, Amoretti explicó la diferencia entre un indulto y el indulto humanitario.

El indulto puede ser solicitado por cualquier persona al Presidente de la República ante el cumplimiento del 50% de la pena, es decir si se tiene una condena de 20 años y se cumple 10 en prisión, el presidente del Perú está facultado constitucionalmente para perdonar el resto de la pena, indicó Amoretti.

En tanto, el indulto humanitario se concede en razón de que la persona que solicita el perdón de la pena se encuentra delicado de salud y frente a una enfermedad irreversible, por lo tanto se exige determinadas condiciones como exámenes médicos, pronunciamientos, entre otros, agregó el abogado.

Alberto Fujimori se encontraba asilado en un hospital desde el sábado debido a su débil estado de salud.

Es más, el anuncio del perdón, se dio cuando era recibido en tratamientos médicos.

Reacciones

– El congresista Daniel Salaverry a través de su cuenta de Twitter dijo:“¡Por fin se hizo justicia! ¡No hay mayor alegría para un padre que celebrar la Navidad en compañía de sus hijos. Feliz Navidad familia Fujimori!”.

– 10 años en prisión ya tenía cumplidos el otrora exjefe de Estado a quien le concedieron el indulto.

– El doctor Elmer Huerta, tras analizar el acta de la Junta Médica que recomendó el indulto a Fujimori, concluyó que el exdictador tiene enfermedades ‘que no amenazan su vida’. (I) et

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/mundo/1/el-regalo-navideno-para-alberto-fujimori-fue-su-indulto

ferzhr@gmail.com

Comments are closed.

Compartir
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com