All for Joomla All for Webmasters

Las lluvias que cayeron en el puerto principal en las últimas 24 horas fueron las más intensas de la temporada, según reporte del Inamhi. En un comparativo del Inocar, el de ayer fue el pico lluvioso más alto de los últimos tres años, para este mes. En el resto del país, especialmente Pichincha, las carreteras son las más afectadas.

A las 10:30 de ayer, Johnny Herrera explicaba a su nieta los peligros del estancamiento de las aguas lluvias frente al portal de su vivienda, en Sauces 6, norte de Guayaquil.

El hombre, de 60 años, reside entre las calles Antonio Parra Velasco y Gabriel Roldós, las que se inundan con cada aguacero.

Herrera cree que el problema es el deficiente sistema de alcantarillado, aunque reconoce que hace algunos años se construyó un ducto cajón en el área, pero con poca utilidad hasta ahora porque las calles adyacentes no fueron reacondicionadas para las necesidades poblacionales.

“Las lluvias se mezclan con las aguas servidas y tardan hasta cuatro horas en bajar, cuando no se las barre hasta la alcantarilla cuya reja metálica se la llevaron los chamberos”, explica el hombre.

En la sexta etapa de la Alborada, también en el norte de la ciudad, la situación es similar. Juan Morocho demanda acción ante el saturamiento del sumidero de la esquina del centro comercial City Mall, en la calle Bejamín Carrión.

Morocho menciona que Interagua limpió el área, pero el problema de desbordamiento del colector y los malos olores persisten.

El ECU-911 informó ayer sobre afectaciones en sectores como: Flor de Bastión, Atarazana, Alborada, Urdesa, Juan Tanca Marengo, vía a Daule y la Garzota.

En la cooperativa San Francisco 2, en el km 14 de la vía a Daule, una poza gigante, conocida como la ‘laguna azul’, amenaza a una docena de casas. Los desfogaderos de este depósito natural de agua dulce están tapados por basura, material pétreo y escombros de construcción.

Elizabeth Bajaña lleva más de una década en el lugar y menciona que con cada lluvia crece el peligro de que el resto de su casa caiga.

La mujer, que construyó su vivienda en una colina, pide que el sector sea atendido por las autoridades locales para evitar desgracias.

En el sur de Guayaquil, el aguacero del lunes y el de ayer inundó las calles Machala, Quito, Manabí, Febres-Cordero, Brasil, Letamendi y Gómez Rendón, Pedro Pablo Gómez, entre otras.

Con escoba en mano y en zapatillas, Roberto Robles limpiaba el agua estancada el las calles Pedro Moncayo y Francisco de Marcos.

Robles que vive 50 años en el sitio considera que el sistema de drenaje no funciona y pone como ejemplo el hecho de que el agua permanece varios días estancada, hasta que finalmente se evapora y forma una capa de lama y lodo, “muy peligrosa para los peatones”.

A una cuadra del lugar, en Pío Montúfar y Francisco de Marcos, Edison Ávila, retira de una alcantarilla cuatro fundas con basura. El ciudadano reprocha que el problema no solo es por el sistema de aguas servidas sino por la mala costumbre de la gente de arrojar desperdicios a la calle.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrografía (Inamhi) indicó que las últimas 24 horas cayeron 101 litros de agua por metro cuadrado en la ciudad.

Con los datos recabados en la estación Meteorológica del Aeropuerto, el Inamhi informó que el último aguacero fue el más intenso desde que se inició la actual estación lluviosa en Guayaquil.

El Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar), en cambio, reporta que hasta el 18 de febrero el registro acumulado de lluvia mensual va en 357 mm por metro cuadrado superando el promedio normal de 281.4 mm. En el 2017 se registraron, en el mismo periodo, 373.9 mm.

En el sector rural entre las provincias de Guayas y Santa Elena, las precipitaciones también generan problemas.

En Calicanto Alto una quebrada que cruza la carrera creció y cortó el paso vehicular. Entre Sacachún y Julio Moreno sucedió lo mismo, un riachuelo se llevó un pedazo de la vía.

En una hora de lluvia los barrios de Ambato se afectaron
Una hora duró en Ambato el aguacero del lunes y causó afectaciones en varios puntos de la capital tungurahuense. Uno de ellos fue Pinllo, ubicado en la parte sur occidental, donde el agua bajó por las calles del sector El Ollero y acarreó vegetación y piedras hacia el barrio Ficoa.

Personal del Cuerpo de Bomberos de Ambato usó maquinaria de succión para destapar los sumideros que se obstruyeron con el material y despejar la calzada anegada. En Miraflores, cerca al Club Tungurahua, sucedió algo similar. Material pétreo, palos y basura descendió desde la Ciudadela España hacia las calles de Miraflores, allí los trabajos se succión del líquido se realizaron en las avenidas Manuelita Sáenz, Real Audiencia y Vía Ecológica, tomó más de tres horas.

Otra de las afectaciones de las lluvias se presentó en Calhua, donde en varios tramos del acceso principal a la comunidad se hundieron. “Pese a que existen cunetas, la fuerza y abundancia del agua socavó la mesa de la carretera y se hundieron varios tramos. El acceso vehicular estuvo restringido y monitoreado por autoridades indígenas de la comuna”, comentó Jacinto Chachipanta, Cabildo (autoridad) de Calhua.

Hasta el mediodía de ayer duraron los trabajos para despejar un tramo del kilómetro 48 de la vía Pujilí-La Maná, en la que un alud taponó la calzada.

Temporal en cuenca alta del río Portoviejo afecta planta de agua
La planta potabilizadora El Ceibal, que provee del líquido vital a Rocafuerte, Manta, Jaramijó y la parroquia Crucita de Portoviejo bajó su nivel de producción de 65.000 metros cúbicos al día por 50.000m3, debido a que las últimas lluvias en la parte alta del río Portoviejo (donde se capta el agua cruda) hicieron que el nivel de turbiedad en la zona de captación bordee 5.470 de niveles de turbiedad (ntu).

El gerente de la Empresa Pública Aguas de Manta, José Espinoza, explicó que se ha venido haciendo el pedido a las autoridades para que se trabaje en el tema de control de erosión, siembra de árboles y manejo adecuado de todo el concepto de la cuenca, para que no se presente la afectación de turbiedad (cantidad de sedimento en el agua del cauce del río).

El funcionario pide a la ciudadanía ahorrar agua. En Portoviejo también se han tenido niveles problemáticos de turbiedad para potabilizar el agua en la planta Cuatro Esquinas hasta 4.000 ntu, las que se ha logrado bajar hasta 700 ntu. Pese a ello la producción está normal. Así lo explicó Frank Mendoza, director de operación y mantenimiento de la empresa Portoaguas.

La planta provee 85.000 m3 al día (cobertura es el 91% del cantón). El líquido se capta del canal de la margen derecha del sistema de riego Poza Honda, que se origina en el río Portoviejo, a la altura de la Represa Salazar-Barragán en Santa Ana. (I)

En detalle
Promedio de lluvias
La cantidad de agua caída sobre Guayaquil -hasta el 18 de febrero- es de 357 mm por metro cuadrado cifra que supera el promedio general de 281.4 mm, según datos del Inocar.

60 mil metros cúbicos de tierra y roca cayeron sobre la vía Alóag-Santo Domingo cerrando el paso.

Congestionamiento
La última lluvia causó problemas de movilización vehicular en avenidas de Guayaquil como la Benjamín Carrión, Agustín Freire, Modesto Luque, av. Quito, puente de la Unidad Nacional, entre otras. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/ecuador/1/las-calles-de-guayaquil-colapsaron-con-101-litros-de-agua-por-m

[email protected]

Comments are closed.

Compartir