All for Joomla All for Webmasters

El torneo nacional se definió en la final de vuelta a favor de los “albos”, luego de superar a Emelec en el estadio Rodrigo Paz Delgado. La “U” celebra su título número 11 y rompe la hegemonía de los equipos del Astillero que ganaron los seis últimos campeonatos. Las lesiones de los defensas y la salida de Hernán Barcos a mitad de año, no fueron impedimento para que Repetto formara un equipo equilibrado y efectivo, con capacidad en todas sus líneas.

Tuvieron que pasar ocho años para que Liga de Quito festeje nuevamente un título nacional. El equipo “albo” vivió campañas irregulares, que le impidieron ser protagonista en el certamen.

Cuando más cerca estuvo fue en 2015, cuando disputó la final con Emelec. Sin embargo, los “azules” levantaron el trofeo en Casa Blanca.

Ahora se invirtieron las cosas, cuando Emelec tuvo que ver desde un costado como su rival levantó el trofeo tras derrotarlo en la gran final del campeonato.

El proyecto de Liga de Quito apostó por la continuidad del uruguayo Pablo Repetto, que asumió en 2017 para reemplazar a su compatriota Gustavo Munúa.

Dirigió la segunda etapa y solo le alcanzó para ser quinto. En la acumulada fue octavo y tuvo que jugar contra Técnico Universitario, campeón de la serie B, por un cupo a la Sudamericana.

Tras el trago amargo de esa campaña, Repetto empezó 2018 con un plantel conformado por él. No existía tanta confianza por parte de los aficionados en el cuerpo técnico de Repetto, pero la dirigencia le otorgó todo el respaldo para la nueva campaña.

El equipo tardó pocas fechas en adaptarse y a pesar de las críticas que recibió por no presentar un juego vistoso, comenzó a ser efectivo.

Liga “asaltó” el primer lugar de la etapa en la fecha 12 y desde ahí no aflojó. Fue consistente y los resultados lo avalaron para ser el finalista, por encima de Barcelona, que quedó segundo.

En el equipo destacaron rápidamente el golero argentino Adrián Gabbarini, que llegó para cubrir el hueco que dejó Daniel Viteri, y José Gabriel Cevallos.

¿Qué tanto sabes del campeón? da click y responde

En la defensa se adaptaron rápidamente para jugar juntos: Anderson Ordóñez y Franklin Guerra, mientras que en el ataque tenían la solvencia de Hernán Barcos.

Para la segunda etapa, las cosas cambiaron y si Repetto tenía ya una plantilla y un once definido, las lesiones y las salidas cambiaron el panorama del equipo.

El “Pirata” se marchó al Cruzeiro de Brasil y entró en escena Juan Luis Anangonó, quien mientras estuvo Barcos estuvo relegado al banco. Sin embargo, cada vez que entraban sus goles significaban tres puntos.

En la defensa se lesionó Ordóñez y fue reemplazado, parte del semestre por Horacio Salaberry. El central también se lesionó y el argentino Hernán Pellerano tomó su lugar, luego de que tuvo pocas oportunidades desde su llegada por el buen momento de los otros defensores.

En el mediocampo se consolidaron futbolistas que actuaron en temporadas pasadas, como: Jefferson Intriago y Édison Vega, capitán de los “albos”. Jefferson Orejuela se sumó en la temporada y aportó con su talento.

Por las bandas crecieron con su juego los hermanos Johan y Anderson Julio, baluartes de la cantera de la “U” y que explotaron por completo en 2019.

A pesar de los cambios y de un inicio no tan alentador, por los resultados y la distancia en relación a los primeros lugares de la tabla, Liga recuperó y mantuvo su juego para subir de a poco en la tabla; no le alcanzó para ser campeón directo, pero superó un reto mayor al ganar la final.

En el arranque de la etapa permaneció lejos de los puestos estelares. Estuvo entre el quinto y el séptimo lugar, durante la ronda de ida de la etapa definitiva. (D)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/futbol/1/ligadequito-celebra-campeonatoecuatoriano-estrella11

ferzhr@gmail.com

    Comments are closed.

    Compartir