All for Joomla All for Webmasters

Representantes de Santa Elena, Manabí y El Oro se reunieron en Guayaquil para tratar la problemática y proponer estrategias que disminuyan los índices delictivos.

La inseguridad los hizo cambiar de ocupación. Fernando Vargas Alarcón, jefe político del cantón Salinas, provincia de Santa Elena, manifestó que hace cuatro años salían a pescar 4.500 artesanos en 1.500 embarcaciones. Ahora solo lo hacen 500 naves.

El motivo principal, aseguró, es la inseguridad en alta mar. “La situación es bastante grave, pero nosotros no hemos venido solo a quejarnos, sino a entregar propuestas claras y concretas”, indicó ayer antes de empezar la reunión, convocada por la ministra de Acuacultura y Pesca, Katuska Drouet, en el Gobierno Zonal.

Vargas Alarcón, jefe político del cantón Salinas, precisó que plantearán tres medidas: mantener reuniones binacionales con Perú, pues – dijo- al vecino país son llevados los motores robados.

También que se aumenten los controles y como último punto conformar una organización técnica con peritos que puedan inspeccionar cada motor.

“Ese también es uno de los motivos para que los pescadores se dediquen a otra cosa, pues ya no tienen cómo comprar otro motor para seguir trabajando. Para nosotros hay algo más profundo y creemos que el narcotráfico también tiene que ver en esto”, enfatizó.

El funcionario no tenía las estadísticas de los robos reportados este año, pero aseguró que es un mal de todos los días. En la reunión también estuvo Fabricio Díaz, gobernador de Manabí.

Él indicó que en la provincia los delitos acuáticos tienen tendencia a la baja, en comparación con el 2016. Sin embargo, tampoco tenía las cifras a la mano.

Destacó que es importante la articulación de las instituciones para mejorar la seguridad. Así también propuso que, por ejemplo, se usen helicópteros para patrullajes aéreos y se intensifiquen las investigaciones en tierra para prevenir los actos ilícitos.

La ministra Drouet precisó que el encuentro tiene como finalidad revisar los problemas de seguridad que aquejan al sector y qué estrategias se pueden aplicar.

“Ha habido más de 900 robos de motores, artes de pesca y embarcaciones, queremos disminuir los robos en alta mar. Mantuvimos reuniones con los ministros del Interior y de Defensa”.

Adicionalmente anunció que en 2018 se invertirán $ 11 millones para la seguridad en alta mar.

Por ejemplo, para la adquisición de equipos, como de rastreo satelital y botones de pánico para embarcaciones de pesca artesanal. “Todas las mayores de 20 toneladas de registro bruto (TRB) tienen estos sistemas”.

Jorge Cabrera, director nacional de los Espacios Acuáticos de la Armada del Ecuador, reiteró que se trabaja en conjunto para erradicar los hechos ilícitos. “En el último mes intensificamos los operativos”.

El contralmirante explicó que este año terminaron un proyecto de entrega de cuatro lanchas guardacostas: dos de 26 metros de eslora y otras dos de 50 metros de eslora, la última se entregó hace un mes.

“Hay proyectos en carpeta para ejecutarlos en el menor tiempo posible. Esto ayuda a realizar un mejor control en el mar y disminuir los niveles delincuenciales”.

Agregó que mantienen reuniones permanentes con capitanes de puertos fronterizos de Perú y Colombia para coordinar acciones. (I)

Camaroneras
El Oro, la más afectada
El presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, José Camposano, se pronunció a inicios de mes de que el perjuicio a camaroneras es de $ 50 millones anuales, ya sea por el robo del producto, maquinaria o insumos.

93 casos se denunciaron en El Oro, de enero a noviembre, pero las víctimas callan por temor.

Fallecido en robo
Un ciudadano, de 34 años, falleció el pasado 11 de diciembre en un robo a una camaronera en Machala.

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/1/los-pescadores-dejan-las-artes-por-la-inseguridad

ferzhr@gmail.com

Comments are closed.

Compartir