All for Joomla All for Webmasters

Tras la renuncia, el Gobierno encargó la función al titular de la Senplades, Andrés Mideros. El movimiento CREO pidió a la Fiscalía una investigación.

Fueron casi siete meses intensos para Eduardo Mangas, hasta ayer secretario general de la Presidencia.

Desde ese cargo, clave en la Función Ejecutiva, puesto que hace las veces de jefe de despacho, le tocó afrontar la ruptura con el expresidente Rafael Correa y el impulso de la consulta popular.

Ayer, en un boletín, la Secretaría de Comunicación confirmó la salida del funcionario. “Eduardo Mangas Mairena renunció el lunes a la Secretaría General de la Presidencia de la República, por lo que el Ejecutivo le agradeció los servicios prestados al país durante el ejercicio del cargo”, reza el texto.

El comunicado llegó pocas horas después de que el movimiento CREO acudiera a la Fiscalía para solicitar una investigación contra Mangas.

La crisis se origina por unas declaraciones filtradas la semana pasada y recogidas por el portal Focus, cercano a Fernando Villavicencio.

En la grabación, el ahora exfuncionario asegura que Lenín Moreno perdió las elecciones, por cuanto considera que el margen que obtuvo en la segunda vuelta no puede considerarse victoria.

Además, que el diálogo es para escuchar a la oposición, pero que no se va a ceder en nada, que el Frente de Transparencia fue para contrarrestar las denuncias de la autodenominada Comisión contra la Corrupción y que el Estado paga a secretarios que trabajan con Correa en Bélgica.

Las declaraciones fueron reproducidas por todos los medios. Mangas aseguró que estas expresiones fueron sacadas de contexto y que eran de índole personal, por lo que no reflejaban el pensamiento del presidente Moreno.

La aclaración no calmó las aguas. En la Asamblea, el legislador del movimiento CREO, Homero Castanier, planteó el martes pasado un cambio en el orden del día.

El asambleísta tenía la finalidad de que se aprobase una moción para que Mangas acudiera al Legislativo y ofreciera explicaciones.
Sorprendentemente, la propuesta contó con el apoyo de toda la oposición más el ala del correísmo, por lo que fue aprobada con 72 votos.

Cuando el debate iba a empezar, los asambleístas de PAIS abandonaron el pleno y dejaron la sesión sin quórum.

El correísmo explicó después que dejó el lugar porque tenía previsto acudir a la Corte Constitucional a fin de exigir un pronunciamiento sobre la consulta popular que promueve el Ejecutivo.

Así, la crisis subió de tono hasta que se produjo la renuncia de ayer. Las aseveraciones de Mangas pusieron en entredicho el diálogo impulsado por el Mandatario.

El secretario nacional de Gestión de la Política, Miguel Carvajal, afirmó que “el diálogo ha sido una política fundamental del Presidente, es un elemento central; las declaraciones fueron imprecisas en un contexto que no era adecuado y que fue usado políticamente”. El Presidente, sin nombrar a su excolaborador, se refirió al tema en su rendición semanal. “No me ha temblado la mano para combatir la corrupción, rechazo la demagogia y jamás engañaría ni al más virulento opositor. Soy hombre de palabra y ¡nadie puede poner en duda mi honestidad!”.

Y añadió que no existe persona autorizada a interpretar sus palabras, ni sus ideas o decisiones, por lo que ha tomado los correctivos para que este tipo de situaciones, “no vuelvan a alterar las relaciones francas y abiertas que hemos logrado crear entre todos”.

Moreno encargó estas funciones al secretario nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), Andrés Mideros, hasta que se designe su reemplazo.

Él, en sus primeras declaraciones luego de conocer la noticia, indicó que “estamos en permanente evaluación; para compañeros se ve el mejor espacio en el que pueden aportar; en este momento el Presidente me ha confiado la Secretaría General de la Presidencia, mientras se toman las decisiones definitivas”.

Cuando Moreno asumió la Presidencia hizo ajustes a la Función Ejecutiva. Una de ellas fue fusionar las secretarías general de la Administración y la Presidencia de la República. La primera hacía las veces de jefatura de ministros y la segunda organizaba el despacho presidencial.

Allí debutó Mangas, un personaje desconocido para la política ecuatoriana. Es de origen nicaragüense y conoció a Moreno cuando este se desempeñaba como enviado especial del secretario general de la ONU para las discapacidades, en Ginebra. (I)

Las salidas

Siete cambios en el gobierno
→En los cerca de siete meses que lleva el Gobierno Nacional se han registrado nueve cambios en el gabinete y en funciones dentro del Ejecutivo.

Los primeros en salir
→El 25 de agosto, Ricardo Patiño, Virgilio Hernández y Paola Pabón fueron los primeros en dejar sus cargos. El anuncio lo efectuaron en una rueda de prensa en Guayaquil. Adujeron no compartir las críticas del Ejecutivo hacia el gobierno anterior.

Gerencia de Casa para todos
→El 30 de octubre se produjo otra salida. Se trató de Octavio Villacreses, como gerente general del programa Casa para Todos. El 7 de noviembre Carlos Andrés Peña fue nombrado para el cargo.

Nuevos cambios
→El 23 de noviembre dejaron sus cargos Patricio Rivera, consejero de Economía; Diego Martínez, representante del Presidente ante la Junta Monetaria; y Wilson Mayorga, gerente del Banco de Desarrollo.

En Ministerio y el IESS
→El 30 de noviembre renunció Medardo Cadena, en el Ministerio de Electricidad; y el 5 de diciembre, tras la inauguración del hospital del IESS del Sur de Quito, Richard Espinosa, dejó la presidencia del directorio.

Última salida
→La renuncia de Eduardo Mangas se constituye en la última salida dentro del Ejecutivo. Esta se produjo ayer en la mañana.

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/politica/1/mangas-dejo-la-secretaria-general-de-la-presidencia

[email protected]

No Comments

Compartir