All for Joomla All for Webmasters

Otra vez un fatídico 19 de septiembre. Adriana Fargo se muerde los labios de angustia: su hija de 7 años está perdida bajo los escombros de la escuela Enrique Rébsamen derrumbada durante el terremoto de magnitud 7.1 que el martes sacudió el centro de México. Al menos 21 niños murieron aplastados en este lugar.

Sentada en una silla con los puños apretados y la mirada fija en el suelo, esta mujer traumatizada, de cabellos rojizos, no alcanza ni a pronunciar el nombre de su hija. Cuando se le pregunta por quién espera, solo aprieta los labios para contener el llanto.

Mientras tanto, su esposo trabaja hombro a hombro con los cientos de soldados, bomberos y rescatistas que remueven cuidadosamente los escombros del edificio escolar, situado en el sur de la Ciudad de México, en busca de señales de vida de unos 30 menores desaparecidos.

Hasta ayer, 11 niños y una maestra fueron rescatados con vida, pero 25 personas salieron ya muertas, 21 de las cuales son menores y 4 adultos, según el oficial José Luis Vergara, coordinador del rescate.

En una de las imágenes de la televisión local se observa cómo por el hueco de una pared rescatistas lograron sacar de entre las ruinas a unos menores, quienes asustados no paraban de llorar.

Rodrigo Heredia, estudiante del plantel, relató que junto con otros compañeros tuvo que escalar una pared para salir ileso del derrumbe tras el sismo. El joven dijo que se encuentra bien, pero “sin palabras” porque “fue muy duro ver como todo se destruyó”.

Mientras que la menor Fátima Navarro se volvió tendencia en las redes sociales, la noche del martes, al pedir por el celular que la rescataran. Ella estaba bajo los escombros de la escuela y envió mensajes a sus familiares, quienes presurosos los reportaron a las autoridades.

Fátima fue una sobreviviente, pero sus 2 hermanos que estudiaban en la misma escuela no lograron escapar. “Papá, llévame por favor con mis hermanos, no los vi. Dime que están bien”. El hombre solo suspiró, ya le habían informado que uno de sus hijos murió y que el otro está desaparecido.

El presidente Enrique Peña Nieto acudió la noche del martes al lugar y conversó con los rescatistas. “Hay 30 niños desaparecidos, 8 personas adultas todavía no aparecen y se continúa con las labores de rescate”, manifestó el mandatario a la prensa.

La estructura de la escuela primaria y secundaria, que de 3 pisos quedó reducida a 1, estaba ayer a punto de colapsar, lo que complicaba las tareas de socorro. “No se puede meter maquinaria”, indicó el ministro del Interior, Miguel Ángel Osorio Chong, quien sostuvo que el trabajo debe hacerse con picos y a mano por si hay sobrevivientes bajo los escombros.

El presidente decretó ayer 3 días de luto nacional por las víctimas del terremoto de 7.1 con epicentro a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, estado de Morelos.

Hasta el momento, suman 225 muertos en la Ciudad de México y en 5 estados: 94 de ellos en la capital, 71 en Morelos, 43 en Puebla, 12 en el Estado de México, 4 en Guerrero y 1 en Oaxaca, según la Agencia de Protección Civil, aunque la cifra se incrementa con el paso de las horas.

El terremoto se produjo el martes a las 13:14 hora mexicana, 2 horas después de efectuarse un simulacro conmemorativo del poderoso sismo de hace exactamente 32 años (19 de septiembre 1985), de magnitud 8.1 y que dejó más de 10.000  muertos en la capital.

También ocurrió 12 días después del evento de magnitud 8.2 registrado el 7 de septiembre, que causó 98 muertos (78 en el estado de Oaxaca, 16 en Chiapas y 4 en Tabasco).

Solidaridad

La solidaridad de los ciudadanos, que salieron a las calles para colaborar con los damnificados, ha sido imparable.

Con picos, palas e incluso a mano limpia, la gente remueve los escombros y no escatiman esfuerzos en la angustiante carrera contrarreloj con la esperanza de encontrar sobrevivientes entre las decenas de edificios que colapsaron.

Una señal de esa esperanza y esa fe inquebrantable entre los rescatistas y ciudadanos es la de mostrar los puños arriba y quedarse en absoluto silencio cuando se escucha algún ruido o señal de sobrevivientes del terremoto que ya deja más de 800 heridos.

Los daños estructurales en la Ciudad de México se localizaron, sobre todo, en la zona céntrica de la colonia Roma, la del Valle, la Narvarte y la Condesa, barrios de clase media. Pero, además, hubo derrumbes en el corredor de Tlalpan hacia el sur.

En el central estado de Puebla se reporta la caída de las torres de la Iglesia de Cholula. En el de Morelos también llegan informes de daños y el gobernador Graco Ramírez activó los servicios de emergencia. (I)

Ciudadanos recolectan agua y alimentos para ayudar a los damnificados del terremoto, en la Ciudad de México. Foto: AFP

———————-

Ecuador está listo para enviar ayuda y 30 especialistas en rescate  

El canciller mexicano, Luis Videgaray, reveló que su país espera que en las próximas horas llegue la ayuda humanitaria que la comunidad internacional ofreció para los damnificados del terremoto.

En una intervención en la Asamblea General de la ONU, Videgaray agradeció ayer a la comunidad internacional sus numerosas muestras de afecto a México y
subrayó la ayuda de grupos de rescatistas especializados de EE.UU., Israel, Japón, El Salvador, Honduras y Panamá, entre otras naciones centroamericanas.

Un equipo de 30 especialistas en rescate del Cuerpo de Bomberos de Quito está listo para viajar a México, en caso de que ese país requiera la ayuda ofrecida por el Gobierno ecuatoriano. Asimismo, el Cabildo prevé enviar mañana a ese país un avión con vituallas. Ayer, el gobierno local convocó a los habitantes de la capital a donar hasta el viernes alimentos no perecibles, cobijas, guantes de construcción, linternas, pilas, agua y velas.

Las donaciones se reciben en la matriz del Patronato Municipal San José (Chile, entre Benalcázar y Cuenca); el edificio de la empresa de agua potable (Italia y Mariana de Jesús); la Administración Zonal Eloy Alfaro (Alonso de Angulo y capitán Chiriboga).

Colombia envió un equipo de brigadistas provistos con martillos y sierras; en tanto de Chile viajaron ayer hacia México una veintena de rescatistas certificados por la ONU, conocidos como topos. (I)

——————————

Japón, Perú y California también fueron sacudidos por 3 movimientos telúricos

Un sismo de magnitud 6.1 sacudió la costa oriental de Japón. El sismo se sintió a las 14:30 hora local y hasta el cierre de esta edición no se registraron daños ni heridos.

El epicentro del sismo estuvo ubicado a 281 kilómetros al este de la ciudad de Kamaishi, en la gran isla de Honshu, la mayor del archipiélago, y a solo 10 kilómetros de profundidad, según los servicios geológicos estadounidenses (USGS).

El epicentro también ocurrió cerca de la ex central nuclear Fukushima: a escasos 300 kilómetros. La agencia meteorológica japonesa precisó que no existe alerta de tsunami.

En marzo de 2011, un terremoto y un tsunami ocasionaron una serie de incidentes en Fukushima. Se registraron explosiones en los edificios que contenían los reactores nucleares liberándose radiación. Fue el peor accidente nuclear desde Chernóbil, en 1986.

La Agencia meteorológica japonesa precisó que no existe alerta de tsunami.

En tanto, en Arequipa, en el sur de Perú, también se registraron dos sismos de magnitud 5.2 y 3.4. El Instituto Geofísico de Perú no reportó daños ni víctimas hasta el momento.

En California, Estados Unidos, un temblor causó momentos de zozobra en el condado de Shasta, ubicado a 442 kilómetros de San Francisco. El movimiento telúrico tuvo una magnitud de 3.8 grados en la escala Richter. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/mundo/9/mexicanos-buscan-sin-tregua-sobrevivientes-del-terremoto

ferzhr@gmail.com

    No Comments

    Compartir