All for Joomla All for Webmasters

Alrededor de $ 60 mil en efectivo, entregados por la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), fueron utilizados en la operación “Balón” o “Wilson” que tenía como objetivo el traer de Colombia al Ecuador, al exlegislador Fernando Balda, en el 2012.

De esa cifra, $ 28 mil fueron entregados a los secuestradores colombianos, quienes iban a llevar a Balda desde Bogotá hasta Ipiales, en donde debía ser entregado en un cuartel.

El anuncio lo hizo este miércoles 20 de junio el principal implicado en el caso, el exagente de la Senain, Raúl Ch., durante el testimonio anticipado que por cerca de cuatro horas y media rindió ante la jueza nacional de lo penal, Daniella Camacho y los sujetos procesales.

En forma detallada explicó que todo comenzó el 3 de mayo de 2012, cuando el entonces director de la Senain, Pablo R. le llama a su despacho para informarle que le tiene una misión en Colombia para ubicarle a Balda y por ello viajó a un encuentro de opositores al Gobierno.

Fue allí en donde se hizo pasar como un empresario informático y tuvo contacto con Balda, quien le ofreció equipos de piratería o espionaje informático que supuestamente proveía. Ahí comenzaron las negociaciones y el objetivo era por esta razón traerlo al país.

Pero todo cambió, cuando el extitular de la Senain le manifestó en varios momentos de la molestia que mantenía el entonces presidente de la República, Rafael Correa, por lo que decía Balda en redes sociales, en especial por un caso denominado “mameluco”.

Ese caso tenía relación denuncias contra la honra y pudor del exmandatario y fue la causa por la que se habría dispuesto que se lo traiga como dé lugar al político al Ecuador.

Raúl Ch. reveló que el expresidente Correa se comunicó vía telefónica con él por dos ocasiones, antes y después de la operación fallida contra Fernando Balda. El exjefe de Estado le habría ofrecido el apoyo político, económico e institucional.

Por ello, aseguró en su relato, que el exmandatario, a quien se le puso el pseudónimo de “Carlitos” dentro del operativo, conocía todo, porque Pablo R. era el encargado de informarle todo.

El exagente dijo que exdirector de Inteligencia, Gral. Fausto Tamayo no conoció de sus incursiones a Colombia, que jamás dio parte alguno sobre el caso y que su cadena de mando fue el expresidente, el exsecretario de Senain Pablo R. y Operaciones Especiales de la Senain.

Además, subrayó que Diana F., otra de las agentes procesadas en el caso de secuestro a Balda, no tuvo mayor participación y que su accionar fue el acompañarle a Colombia a las acciones que cumplía.

En cuanto al exagente Jorge E., otro de los procesados en este caso, aseguró que este no conocía de la operación contra Fernando Balda.

Por varias ocasiones en el testimonio anticipado a Raúl Ch. se le quebró la voz, pidió perdón a Balda asegurando que nada tiene contra él, pues sólo obedeció órdenes. Además, pidió perdón al Ecuador y clemencia a la jueza Daniela Camacho.

Insistió en que él únicamente cumplió con su trabajo profesionalmente, que obedeció órdenes de superiores jerárquicos y que, finalmente, él fue usado dentro de una pugna política.

En una parte de su intervención, reveló que tras el operativo fallido en Colombia, a mediados de agosto de 2012, fue asignado a realizar un barrido (interceptación de teléfonos y correos electrónicos) a los directivos de Diario El TELÉGRAFO.

Diego Chimbo, abogado de Raúl Ch., aseguró que la participación de su defendido en el caso fue el hacer contactos con Balda y llevar el dinero para la operación “Wilson”.

Patricio Abad, abogado de Fausto Tamayo, expresó su complacencia porque del testimonio de Raúl Ch. se ha dejado en claro que su cliente no tiene nada que ver en el caso y que es inocente.

Denuncian persecución

En tanto, la bancada de la Revolución Ciudadana de la Asamblea asegura que hay un persecución política en contra del expresidente Correa, que busca inculparlo por el secuestro a Fernando Balda.

El legislador por Azuay, Juan Cristóbal Lloret, aseguró que hay tres actuaciones de la Justicia que evidencia la carga política del caso.

Por eso, los asambleístas no están sorprendidos de la posibilidad de que el expresidente solicite asilo en Bélgica. “Es su derecho personal”, contestó Lloret que habló a nombre de sus compañeros.

El primer supuesto abuso ocurrió el martes 19 de junio, cuando la Fiscalía General del Estado pidió la salida del policía Raúl Ch., el principal implicado en el plagio, de la Cárcel Cuatro de Quito para llevarlo a las instalaciones del Ministerio Público.

Este traslado no fue informado a los otros actores del proceso penal, lo que es atentatorio al debido proceso.

No obstante, el abogado de Raúl Ch. señaló que la comparecencia fue como parte del proceso de cooperación eficaz, la cual es secreta y sin participación de los otros sujetos procesales. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/12/correa-operacion-balda-testimonio-exagente-raulchicaiza

ferzhr@gmail.com

    Comments are closed.

    Compartir