All for Joomla All for Webmasters
August 18, 2017

Washington.-

El presidente estadounidense, Donald Trump, aumentó ayer su retórica sobre el programa de armas nucleares de Corea del Norte y amenazó: “las cosas pasarán como nunca pensaron” en caso de que este país ataque a Estados Unidos o sus aliados. Horas antes, el líder norcoreano, Kim Jong-un, indicó que lanzará cuatro misiles balísticos con dirección a Guam (isla donde EE.UU. tiene base militar).

En un intento de demostrar que no se trata de una amenaza más, el general norcoreano, Kim Rak Gyom, detalló que a mediados de agosto estará listo el plan de ataque.

El mismo consistente en lanzar los misiles tipo Hwasong-12 que cruzarían en 18 minutos los cielos de Japón y caerían entre 30 y 40 kilómetros de las costas de la isla de Guam. Sin embargo, esta planificación primero tendrá que ser aprobada por Kim Jong-un. De autorizarse los lanzamientos y que cumplan su ruta, sería la primera vez que un misil norcoreano impacta en una zona cercana al territorio estadounidense.

Xavier Fontdeglória escribió en su columna en el diario El País de España, que el plan de los cuatro misiles contra la isla está destinado a enviar “una advertencia” ya que, según Pyongyang, con Trump “solo funciona la fuerza absoluta”.

Tong Zhao, analista del programa de Política Nuclear del Centro Carnegie-Tsinghua en Pekín, detalló en el rotativo que lanzar estos cuatro misiles cerca de Guam podría responder a una doble estrategia con objetivos políticos y técnicos. “Por un lado, mandan una señal contra las sanciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y contra el reciente sobrevuelo de los bombarderos estadounidenses sobre la península coreana -que despegan desde Guam-. Por otro, prueban el funcionamiento de estos misiles en trayectoria estándar”.

Según El País, hasta ahora las pruebas de cohetes balísticos, incluso las realizadas con proyectiles que tienen un alcance intercontinental, han caído en aguas cercanas del mar de Japón (mar del Este para las Coreas) porque en vez de recorrer una trayectoria estándar lo han hecho de forma casi vertical.

La guerra de palabras en torno al programa nuclear norcoreano genera temor en el mundo de que un error de cálculo provoque catastróficas consecuencias en la península coreana o más allá. Las naciones vecinas, Japón y Corea del Sur, han pedido a Corea del Norte que evite las provocaciones y acate las resoluciones impuestas por la ONU.

Itsunori Onodera, ministro de Defensa nipón, incluso dejó abierta la posibilidad de que su país interceptara alguno de estos misiles “si se consideran una amenaza existencial” para el país. No obstante, lejos de apaciguar las tensiones, el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, instó por su parte a Corea del Norte a “renunciar” al desarrollo de armas nucleares, y dejar de fomentar acciones que llevarían “al fin de su régimen y a la destrucción de su pueblo”.

La UE aumenta sanciones

La Unión Europea (UE) anunció ayer que ampliaría su lista de sanciones contra Corea del Norte, añadiendo a 9 personas y 4 entidades; entre estas el Banco de Comercio Exterior (FTB) estatal que congelará los activos de la lista.

La medida se da tras las repetidas violaciones por parte de Pyongyang de las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre sus programas nuclear y balístico. Días atrás, las Naciones Unidas endureció las sanciones a Pyongyang que podrían costarle al régimen $ 1.000 millones anuales.

Por su parte, China exhortó a evitar “las palabras y actos susceptibles” de agravar la tensión, en tanto Berlín pidió “moderación” a ambas partes.

A la par, Francia elogió la “determinación” de Trump, mientras que Antonio Guterres, secretario general de la ONU, manifestó “preocupación”, y llamó a reducir las tensiones y apelar a la diplomacia.

El portavoz del Gobierno japonés, Yoshihide Suga, advirtió que su país “jamás podrá tolerar las provocaciones” norcoreanas, y llamó a Pyongyang “a tomarse en serio las reiteradas advertencias de la comunidad internacional, acatar las resoluciones de la ONU y abstenerse de realizar nuevas provocaciones”.

Por el momento, la administración Trump descarta una “amenaza inminente” para el estratégico enclave militar de Guam, donde tiene desplegados unos 6.000 soldados, confiada en que la presión diplomática prevalezca. La isla de apenas 550 km2 alberga a 162.000 habitantes.

“Creo que los estadounidenses deben dormir bien, sin tener ninguna preocupación sobre esta particular retórica de los últimos días”, manifestó el jefe de la diplomacia de Washington, Rex Tillerson, tras justificar el “mensaje fuerte” del presidente Donald Trump, “en un lenguaje que Kim Jong-un pueda comprender”. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/mundo/9/trump-las-cosas-pasaran-como-nunca-lo-pensaron

ferzhr@gmail.com

No Comments

Compartir
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com