All for Joomla All for Webmasters

Se teme un grave desenlace. También hacen falta un cerramiento y una cubierta para su cancha principal.

Los 210 alumnos y 12  docentes del Colegio de Bachillerato Hernán Gallardo Moscoso, del barrio Belén, al occidente de la ciudad de Loja, trabajan en medio de la incertidumbre, originada por las grietas que están invadiendo sus instalaciones. También tiene otras necesidades.

Una visita realizada por Diario La Hora al plantel, el cual fue fundado hace 29 años, permitió encontrar novedades, especialmente en el orden físico. Su rector encargado, Homero Enríquez, dice que tanto el Municipio de Loja como el Ministerio de Educación posibilitaron que la entidad cuente con un local propio, toda vez que anteriormente venía funcionando en diversas instalaciones.

Al momento, uno de los urgentes requerimientos es la construcción  de un cerramiento con muro en la parte sur frontal del establecimiento y su falta ha llevado a la comunidad educativa a colocar un cerco elaborado sobre la base de alambre, que, a la final, no ofrece seguridad alguna y son varias las veces que los ‘amigos de lo ajeno’ se han introducido a las instalaciones y se han llevado equipos, materiales, amplificadores, enseres, que, a decir de la autoridad, no han sido repuestos.

Asimismo, el ‘Hernán Gallardo Moscoso’ requiere la construcción de una cubierta en la cancha principal, ya que ello permitiría a los estudiantes practicar las diversas disciplinas deportivas, así como recibir clases de cultura física, de recreación, ahora más cuando “estamos viviendo con mayor intensidad la radiación solar y, por tanto, el propio Ministerio de Educación está precautelando la exposición de los jóvenes y ello impide que el docente de Cultura Física realice su trabajo acorde con la planificación”, precisa.

Sobre los montos económicos para la ejecución de los dos trabajos (cerramiento y cubierta), el rector encargado confiesa que no tiene idea alguna del valor, pero estima que deben ascender a algunos miles de dólares y que los padres de familia no cuentan con los fondos necesarios para invertir en la infraestructura, aunque sí lo han hecho en obras menores como protectores de ventanas, del techo, un proyector que fue robado.

Homero Enríquez expresa que, no obstante las necesidades, las labores continúan adelante, dado que “no podemos detenernos porque nos debemos a los jóvenes y a ellos dedicamos todos nuestros esfuerzos, a pesar de las dificultades” que aquejan al plantel educativo.

Otra de las realidades que viven a diario alumnos y docentes es la existencia de una falla geológica, que se ha hecho presente en el plantel educativo y que ha provocado el hundimiento del terreno en ciertas partes y que lo hace de manera paulatina, generando grietas en la cancha, las aulas, las oficinas administrativas, entre otros espacios.

La autoridad cuenta que del tema grietas ya conoce la Administración Escolar, del Distrito de Educación de Loja, dependencia que está por emitir los informes correspondientes y que ellos decidirán qué tipo de intervención se hace, sea total o una remodelación, por medio de la solución de las fallas existentes.

El problema viene dándose desde hace más de cinco años y cada vez las fisuras son más grandes y también el hundimiento, eventos que tienen preocupados a los estudiantes y maestros, que temen algún momento algún desenlace funesto, si se da durante la jornada de labores del establecimiento, el cual acoge en sus aulas a alumnos de ambos sexos. (JPP)

Cada vez las fisuras son más grandes y también el hundimiento…”

Homero Enríquez

Rector encargado del plantel

Tome nota

El plantel labora en la sección matutina, en un horario de 07:00 a 13:05. Ofrece el Bachillerato General Unificado (BGU).

FUENTE:

ferzhr@gmail.com

    Comments are closed.

    Compartir