El debate del pedido de destitución que enfrenta el presidente de la República, Guillermo Lasso, arrancó con posturas marcadas entre las cinco bloques de la Asamblea. La sesión se suspendió a la madrugada de este domingo 26 de junio, ocho horas después de haberse instalado, y se retomará a las 16:00.

El correísmo (Unes) logró aglutinar voces de Pachakutik (PK), y algunos independientes a favor de su propuesta, que requiere de 92 votos para ser aprobada. Ambos bloques controlan 72 curules.

El pedido de destitución es por grave crisis política y conmoción interna, conforme el artículo 130 numeral 2 de la Constitución, a raíz del paro nacional del movimiento indígena que en casi dos semanas ha tenido varios episodios de violencia.

Se trata de un mecanismo que por primera vez se activa en Ecuador, desde que en 2008 se aprobó la actual norma suprema.

El oficialismo, la Izquierda Democrática (ID) y el Partido Social Cristiano (PSC), que agrupan a 51 asambleístas, rechazaron esta opción. La tacharon como un intento de “pescar a río revuelto” o de pretender desestabilizar al país.

De los 135 legisladores que registraron su participación en esta sesión, en modalidad virtual, 31 intervinieron en la primera jornada que se inició a las 18:20 del sábado 24 de junio. Según informó el presidente de esta Función, Virgilio Saquicela (Ind.), faltan otros 40 por intervenir.

Patricia Núñez, de Unes, fue la primera. La proponente de este causa se apoyó en un video de la cadena nacional del viernes 24 de junio, donde Lasso dispuso a militares y policías el uso progresivo de la fuerza para frenar la violencia en las protestas, y recomendó a los manifestantes que “por su seguridad y la de su familia regresar a sus comunidades”.

Pabel Muñoz, otro de los legisladores de esa bancada, adujo que el manejo de la crisis por parte del Ejecutivo “se convirtió en el manual de lo que no se debe hacer”.

“Estamos aquí porque ustedes son absolutamente mediocres en la gestión del Estado. Porque tienen funcionarios inútiles, mentirosos y represores. ¿Por qué son inútiles? Porque dejaron que una paralización nacional, y el Ecuador ha tenido muchas en sus años de democracia, se convierta en una conmoción social”, señaló.

Adujo que esto se dio porque “tomaron preso de manera arbitraria al dirigente de esa movilización social, Leonidas Iza. Recuérdenlo: horas antes de que tomen preso a Leonidas Iza, en el primer día de la movilización decía no pasa nada, el 90% de vías está habilitada, ha habido menos gente de la que ellos esperaban… es decir, a lo que ustedes calificaban como una fogata le tiraron un galón de gasolina”.

Lasso presentó sus descargos por escrito, lo que fue tomado como un desaire por sus detractores que pedían que se lo declarara en rebeldía. El titular de la Asamblea autorizó que el propio secretario Jurídico de la Presidencia de la República, Fabián Pozo, diera lectura al documento.

Argumentó que el pedido no cumple los requisitos del artículo 130 numeral 2 de la Constitución, es decir, que existan dos condiciones simultáneas para proceder a la destitución: “grave crisis política y conmoción interna”.

A su vez, informó que el presidente Lasso emitió un nuevo decreto mediante el cual puso fin al estado de excepción en seis provincias, después de que las medidas tomadas por el Gobierno permitieron que regrese la paz al país.

Reapareció Llori

En medio del debate, a la medianoche, reapareció Guadalupe Llori (PK), quien el 31 de mayo fue destituida como Presidenta de la Asamblea, por una mayoría compuesta por 81 asambleístas del correísmo, el PSC, los rebeldes de Pachakutik y disidentes de la ID.

“Han transcurrido 13 días desde el inicio del paro nacional y no se ve en los líderes de las movilizaciones que tengan la voluntad de querer dialogar, actitud que me preocupa, debido a que cada minuto que pasa atenta contra la integridad y la seguridad de mis compañeros que se encuentran en las calles”, dijo.

Apuntó que no le sorprende que el correísmo busque la salida de Lasso. “Mientras se fraguaba mi destitución yo denuncié que Correa, Nebot e Iza tenían una hoja de ruta definida para dar un golpe de Estado. Primero tenían que destituirme de la Presidencia de la Asamblea para posteriormente ir por la destitución del Presidente de la República”.

“Esto ha sucedido, el tiempo me ha dado la razón. Ese plan golpista se está tendiendo (…). Ahora comprenderán el por qué no me pronuncié al inicio de este paro nacional, para evitar cualquier comentario malintencionado porque hubieran dicha: estoy resentido, respirando por la herida o algo similar”.

Consideró que los asambleístas del correísmo y los rebeldes de Pachakutik debían firmar la renuncia a sus puestos para no dejar en un “show mediático” el anuncio de que están dispuestos a ir a nuevas elecciones. A su vez, acusó a Saquicela, quien le sucedió en la Presidencia de la Asamblea, como “un golpista, conspirador de la democracia”.

“Queda claro que los asambleístas de las tiendas políticas mencionadas y los dirigentes del paro nacional están utilizando a nuestros hermanos de las nacionalidades como carne de cañón, con el único objetivo de traer de vuelta a su amo, que es Correa y tomarse nuevamente el poder. ¿Se pueden imaginar de vuelta este monstruo que le hizo tanto daño a mi país, a mi provincia, a mi familia, incluso me privó de mi libertad y nos persiguió a todos los que pensábamos distinto? Eso no puede suceder, no lo podemos permitir”, remarcó.

Rafael Lucero, exjefe de la bancada de Pachakutik, denunció ante el Pleno que recibió amenazas por parte de “seudolíderes sociales que a través de llamadas telefónicas tratan de imponer el miedo en la lucha social”.

“He tomado la decisión de votar por la lucha social y en contra de la represión que sufrieron mis compañeros de luchas, sin descuidar y decir que tampoco estoy de acuerdo con las amenazas de ciertos líderes”, dijo.

Sentados desde las salas, oficinas u otros espacios de sus domicilios, los legisladores participaron del debate. Pero Rosa Cerda lo hizo rodeado de un puñado de simpatizantes, quienes le contestaron: “fuera, Lasso, fuera”, cuando les preguntó como debían votar en este proceso.

Estas fueron otras intervenciones:

Ana Belén Cordero, asambleísta de Creo.

“Sin prueba alguna, solo mencionan de una manera genérica una grave crisis política, conmoción interna y porque se han decretado estados de excepción. Aun cuando la Corte Constitucional ha dicho: jamás se justifica el uso del artículo 130, sino todos los presidentes se fueran a la casa.

Durante el correísmo vivimos 90 estados de excepción y el país estuvo durante 10 años en estado de excepción. Y la Corte Constitucional de la época: mutis. La Asamblea, como Shakira: ciega, sorda y muda.

Formalicen su renuncia, señores asambleístas, formalicen lo que están solicitando, no vengan a crear una supuesta conmoción social: ustedes la crean, ustedes la financian y ustedes la invocan. Tengan mucho más respeto por la institucionalidad del país, por la democracia del país y por las personas que con el 54% de su votación eligieron al presidente Guillermo Laso”.

Viviana Veloz, asambleísta de Unes.

“La convocatoria de esta sesión demuestra dos cosas. La primera, que vivimos una situación de grave crisis política y conmoción interna, que, aunque el Gobierno ha querido negar, todos hemos observado lo que sucede en las calles y carreteras del país.

Esa es la doble moral de las oligarquías de la Sierra y la Costa. En las circunstancias de este momento se justifica el uso de este mecanismo porque el artículo 130 de la Constitución, de manera clara señala que se podrá destituir al Presidente por grave crisis política y conmoción interna.

La grave crisis política está claramente demostrada por el mismo presidente con los dos decretos 455 y 459, y hoy nuevamente nos da la razón a esta Asamblea Nacional derogando el decreto 459. Y lo deroga, precisamente, que esos decretos reconocen la conmoción interna y son la prueba para esta Legislatura”.

Esteban Torres, jefe de bloque del PSC.

“Hoy no se decide si se queda o si se va un mandatario. Está en juego la institucionalidad, el orden público y el respeto a los derechos de los ecuatorianos que reclaman por su derecho a trabajar y a vivir en condiciones dignas, con ingresos suficientes para mantener y alimentar a sus familias.

Si se fuera quien gobierna, la fuerza pública se quedaría sin su comandante en Jefe y las líneas de mando se verían seriamente fracturadas”

Usted presidente de la Asamblea ha comunicado al país que por su intermedio se ha iniciado un diálogo con la participación del señor Iza y el Ministro de Gobierno. Encontrándose en marcha ese diálogo con la participación de estas personas es fundamental que esto continúe, no lo obstruyamos desde la Asamblea, pensemos en grande”.

Salvador Quishpe, jefe de bloque de Pachakutik

“Si lo que vivimos del terror de estos días, cuyo saldo: cinco fallecidos, si los encarcelados, si los heridos, toda esta pesadilla que hemos vivido en estos días no es conmoción social, entonces qué podría ser una conmoción social.

Señor, presidente Lasso, lo que está ocurriendo en estos días es la consecuencia de su indolencia frente a este pueblo por haberse entregado usted a sus colegas empresarios nacionales, internacionales. Lo que estamos viviendo es el entreguismo suyo a las políticas de los gobiernos anteriores. Esta noche dejamos sentado, subrayado: ni Lasso ni Correa.

Nosotros vamos a votar por la aplicación del artículo 130 numeral 2. Pero vamos a votar porque estamos conscientes de luchar en beneficio de nuestro pueblo, dando una respuesta a nuestro pueblo empobrecido, no por venganza, no es que vamos a votar porque le han negado la libertad de Jorge Glas”.

Marlon Cadena, jefe de boque de la ID.

“Los violentos encontraron un terreno fértil para lucrar y manosear la desesperanza, la tristeza del pueblo, para enfrentarlo y conducirlo a la muerte contra el pueblo, moviéndose con una lógica proterva, con una lógica de oscuros intereses, que justifican los medios sobre los fines. Por esa ética moral, que conduce a pensar que tiene la razón el que es más violento y que pueden cosechar más muertes.

Nuestra posición como Izquierda Democrática, es cuestionadora y crítica. No tenemos compromiso con ningún gobierno insensato, insensible, errático ante el clamor popular. Pero tampoco vamos a apoyar a quienes manosean la protesta justa y que pretenden ser indegenistas a conveniencia, defensores de los luchadores sociales a conveniencia, defensores de la naturaleza a conveniencia, defensores de la vida cuando ellos mandaban a matar”.

Jhon Vinueza, asambleísta independiente.

“Ya sabemos más o menos cuál será el resultado de la votación una vez que públicamente los socialcristianos han dicho que no apoyaran, la Izquierda Democrática acaba de decir que no lo hará tampoco, que le va a apoyar al Gobierno, que trabajará junto a él, entonces, bueno, ¿Qué se le puede hacer¡ pero esto nos deja algunas lecciones: como por ejemplo que la lucha de los derechos se aprende desde la cuna, por eso es que los niños van junto a sus guagas a las protestas”.

Johanna Moreira, asambleísta expulsada de la ID.

“Hay que sumar y restar. No se tienen los 92 votos, lo sabemos. Pero también queremos agotar la única vía de presión que tenemos contra este Gobierno porque sabemos que esta facultad la podemos solamente iniciar una vez por el periodo legislativo. Yo conmino a que reflexionemos, a que nos podamos sentar como políticos responsables a hacer una política seria, de unidad, a dejar de ver un rédito político. Si se agota y se cierra este debate, la Asamblea no tendrá la oportunidad nuevamente de activar el 130”.

Guido Chiriboga, asambleísta de Creo.

“Hoy el voto será a favor de la democracia o a favor de la narcopolítica. No puede ser que aquellos que mandaron un grupo de personas a las calles disfrazados e infiltrados para causar caos y cometer delitos sean aquellos que hoy pregonan y empujan por el artículo 130.

No, señores, lo que pretenden no tiene fundamento jurídico, y ustedes lo saben. Por eso recurren a las más bajas tácticas de la vieja política. Y eso se evidencia en los intereses que tiene el correísmo de regresar al poder para lograr impunidad de los delitos cometidos en los 10 años que estuvieron en el poder y para regresar a convertir al Ecuador en un narcoestado”.

Pierina Correa, asambleísta de Unes.

“De aprobarse este proceso democrático, constitucional, legal y legítimo, ¿qué es lo que pasaría? Que nos vamos a la casa todos los asambleístas y el Presidente de la República. A eso se llama poner a disposición nuestros cargos, no equivale a una renuncia. Es un mensaje claro de que no nos aferramos y pensamos en el bien del país. Todos: asambleístas y presidentes a la casa.

Fuente: https://www.elcomercio.com/actualidad/asi-arranco-el-debate-sobre-el-pedido-de-destitucion-contra-lasso.html

Share.

Leave A Reply

diecinueve − 14 =