Familias en el norte de Loja viven en la zozobra por las últimas lluvias. Piden ayuda porque lo han perdido todo.

Los damnificados de los barrios San Juan, El Chirimoyo, y otros de la parte norte de la ciudad de Loja, en la vía antigua a Cuenca, que fueron afectados por la etapa invernal, continúan esperando la ayuda de las instituciones del Estado. Las casas están llenas de agua y lodo, aún no han sido limpiadas.

La situación se torna más compleja cuando llueve. Durante las tardes es un verdadero calvario para quienes habitan por este sector, porque una vez que inicia la lluvia también empieza a bajar el agua y lodo a los hogares de la parte baja del barrio, debido al crecimiento de la quebrada. Hay casas que están totalmente enterradas de lodo, los moradores han tenido que salir a pedir ayuda donde familiares y conocidos cercanos.

Daños en la zona

Diana González, damnificada, manifestó que la situación en el barrio es crítica, las lluvias del último domingo empeoraron la situación e hizo que más agua y lodo se concentre en las viviendas. Su vivienda está totalmente sepultada de material pétreo (tierra-piedra) y hasta la fecha las autoridades no han acudido a brindar ayuda, principalmente en la limpieza.

Reveló que en su caso vivía junto a la escuela, pero el agua de la quebrada la dejó sin casa, la cual está enterrada con barro y piedras que fueron arrastradas por el río. Sus pertenencias del hogar se perdieron en su totalidad, al igual que la de sus padres y de una vecina que también es damnificada. En su caso fue a vivir en casa de su suegra, mientras buscan otro lugar para habitar. Hace algunas semanas, el Servicio de Riesgos llegó con colchonetas, almohadas y kit de vajillas, pero la situación no cambia, y la ayuda ya no llega, señaló.

Pedido urgente

Ahora solicitan ayuda al Municipio de Loja, porque el problema también se torna por el plan maestro de agua potable que pasa por la parte alta del barrio. Más de 50 años han vivido en este sector y no han tenido mayores problemas, ahora se agudizó, porque hay constantes lluvias, sumado a las roturas de las tuberías que hace que el agua baje con fuerza a las viviendas.

Por su lado, Carlos Iñiguez, habitante del barrio Sevilla de Oro, reveló que los problemas son en toda la parte norte desde San Juan, El Chirimoyo, que no es de ahora, sino desde marzo cuando llovió con fuerza en Loja. El pedido es que la Prefectura intervenga en las vías, porque cada vez que llueve hay deslaves, aparte debe ayudar a realizar la limpieza de las casas que están enterradas.

Más de seis familias son las perjudicadas, aunque tres todavía se mantienen en el lugar, porque no tienen otro sitio a donde ir. “Lo preocupante es que nadie llega a ayudar, las fotografías no mienten, las viviendas están sepultadas, sus dueños no tienen dónde vivir, algunos están donde allegados y otros deben ir a arrendar por el centro, porque caso contrario corren el riesgo de morir allí. La quebrada está llena de piedras, llueve un poco y el agua se desvía a las casas”, agregó.

Emergencia

Denunció que hasta la fecha no se ha declarado en emergencia la zona, tampoco se ha activado un albergue para los damnificados, pese a haber madres de familia con menores y personas de la tercera edad, quienes corren el riesgo de perder sus vidas.

Fuente: https://www.lahora.com.ec/loja/destacado-loja/perdieron-casas-reciben-ayuda/

Share.

Leave A Reply

siete + trece =