Unas 5 000 personas formaron largas filas este jueves 14 de julio en las afueras de la Empresa Pública Metropolitana de Aseo (Emaseo), en el occidente de Quito. Su objetivo era conseguir una de las 200 plazas para el cargo de ayudante de recolección servicios de aseo.

Ese fue el caso de Daysi Sánchez, quien salió desde las 00:00 de su casa en Chillogallo, en el sur de la capital. No tuvo con quién dejar a su bebé y los dos pasaron la noche en los exteriores de Emaseo. Lo que deseaba era conseguir un puesto de trabajo y ofrecerle una vida mejor al pequeño.

La misma oportunidad buscaba Germán Tacuri, quien lleva varios años desempleado. “Espero conseguir el trabajo, la situación es muy difícil para todos”, expresó.

La institución pública anunció al final de la tarde de este jueves 14 de julio que el número de postulantes que presentaron su solicitud de trabajo presencial o virtualmente alcanzó los 13 276.

Las personas que resulten seleccionadas serán informadas a través de correo electrónico y los resultados serán publicados en la página web de la institución. Una vez seleccionados deberán cumplir una prueba de cultural general.

La remuneración para la plaza de trabajo es de USD 520. El cargo es de nombramiento definitivo. “Esa área necesitamos fortalecer por pedido del señor alcalde Santiago Guarderas. Son plazas para trabajo con nombramiento definitivo”, manifestó Poveda.

Un caso entre muchos

Este panorama de búsqueda se da en medio de un mercado laboral deteriorado, que no alcanza todavía los niveles prepandemia, cuando las cifras de empleabilidad no eran óptimas y ya mostraban signos preocupantes de tendencia a la baja.

Para Gabriel Recalde, director del Centro de Estudios de la Política Laboral, entre el 2021 y lo que va de 2022 se registró una mejora en las estadísticas laborales, como efecto rebote tras la pandemia. “Pero no se han creado nuevos empleos adicionales; es la recuperación inercial de la economía”, enfatizó.

En 2021, la tasa de empleo adecuado, aquel donde se gana como mínimo el salario básico y se trabajan al menos ocho horas, fue de 32,5%, cifra que está debajo de la del 2019, cuando llegó a 38,3% y mucho más de la del 2018, cuando se ubicó en 40,2%.

En mayo de este año, este empleo tuvo una recuperación. No obstante, la variación ha sido mínima en los últimos meses.

Promesa presidencial

El presidente Guillermo Lasso ofreció durante su campaña electoral y al inicio de su mandato la generación de 2 millones de empleos durante su gestión. Pero al haber transcurrido ya un año de su llegada al poder y sin haber podido aplicar una reforma laboral, el cumplimiento no parece viable para Recalde.

El experto consideró que hay tardanza en abordar y resolver la problemática del empleo. La gestión actual ha propuesto una reforma laboral paralela donde se den facilidades flexibilidad en la contratación. En un primer momento esta fue rechazada por la Asamblea y, desde entonces, no ha llegado a concretarse.

Impactos negativos

Ahora, el mercado laboral ha sufrido un nuevo impacto por la afectación a los sectores productivos durante el paro nacional. De acuerdo con la Cámara de Industrias de Pichincha (CIP), durante las protestas, el 55% de empresas tuvieron ausencia de mano de obra. Esto se traduce en menor producción y pérdidas, que a corto plazo ponen en riesgo la estabilidad de los empleadores y, por ende, de los empleados.

Los que tendrán mayor perjuicio seguirán siendo las mujeres y los jóvenes, por la falta de oportunidades, consideró el analista económico Jorge Calderón.

“Las empresas deben analizar su situación y eso implica, en ciertos casos, prescindir nuevamente de puestos laborales”, dijo.

Frase: «El Ejecutivo se planteó una meta populista y la Asamblea no ha dado importancia a las reformas, sin atender las demandas sociales”. Gabriel Recalde. Experto laboral

Fuente: https://www.elcomercio.com/actualidad/ecuador/deterioro-mercado-laboral-crear-empleos.html

Share.

Leave A Reply

2 × dos =