Fabiola Franco, socia de la Funeraria Alache en Guayaquil, vivió la semana pasada una situación calcada de los meses de marzo y abril del 2020, cuando colapsó el sistema funerario en la ciudad, con retrasos en el levantamiento de cadáveres.

La familia de un adulto mayor, de 75 años, en la precooperativa de vivienda Flor del Norte, en el noroeste, llamó a la central de emergencias 911 luego del fallecimiento del hombre a causa del coronavirus, en su domicilio, pero “nunca llegó la asistencia”.

“Otra vez estamos viendo temor a prestar auxilio en estos casos. Tuvimos que esperar un médico tratante que expidiera un certificado de defunción, solo allí nosotros podemos intervenir como funeraria”, explicó Franco, quien revivió el trance de los peores meses.

El promedio de fallecidos en la ciudad pasó de 8,9 diarios a 14,3 en la última semana analizada por el Municipio. Son 70 fallecidos por covid-19 en la segunda semana del año. El Cabildo ratificó, por eso, la prohibición de velaciones en casos con presunción del virus o sospecha para minimizar posibles focos de contagio.

Las funerarias de la ciudad registran un incremento de un 50% en la demanda de servicios funerarios según cifras de la Federación de Organizaciones Sociales dedicadas a esa tarea.

“Entre octubre y noviembre veníamos atendiendo cinco casos de covid en el mes. En diciembre fueron 10 casos y en lo que va de enero ya llevamos ocho muertes atendidas por covid”, agregó Franco, propietaria de dos de las 14 funerarias de Alache.

Merwin Terán, presidente de la Federación y de la Asociación de Propietarios de Funerarias 27 de Octubre en Guayas, indicó que el gremio registra 85 establecimientos asociados en la provincia. Pero señala que existen hasta 60 funerarias de “garaje” a las afueras de los hospitales de Guayaquil, sin permisos municipales y ofrecen ataúdes de bajo costo que traen de otras provincias.

Estos “funerarios empíricos” que se establecieron a raíz de la alta demanda de servicios pueden incurrir en irrespeto de protocolos legales y de bioseguridad, advirtió Terán. En la Federación sostienen que están ahora mejor preparados y que difícilmente se repetirá el escenario de familias esperando por días el levantamiento de cadáveres en sus domicilios.

El Municipio de Guayaquil se adelantó a ese posible escenario y citó en un comunicado el ‘Protocolo para la manipulación y disposición final de cadáveres con antecedente y presunción covid-19 extrahospitalario’, que está en vigencia según disposición del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional del 3 de enero.

El protocolo dispone que en el caso de superadas las capacidades de respuesta de las instituciones en la manipulación y disposición de cadáveres, será responsabilidad del COE provincial el establecer un centro de acopio temporal de cuerpos, con su logística y operatividad, en coordinación con el Ministerio de Salud Pública (MSP).

El centro de acopio temporal, espacio destinado para la recepción de cuerpos en caso de requerirse, contará entre otros con delegados de la Federación de Funerarias, con la que se coordinará los servicios exequiales y la disposición final de los cuerpos en los cementerios.

La alta mortalidad por covid en la ciudad desde finales de diciembre está relacionada con la alta ocupación de unidades de cuidados intensivos (UCI), durante las últimas tres semanas en hospitales y clínicas de la ciudad.

Ayer 19 de enero del 2021, la Alcaldía y la Gobernación del Guayas comenzaron la intervención en los sectores de mayor incidencia de covid-19. Uno de ellos es Vergeles. Durante la semana anterior se reportó una mayor capacidad de transmisión del virus y defunciones por la enfermedad en Samanes, Socio Vivienda, Guasmo Norte, Fertisa, Alborada y Urdesa.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/actualidad/funerarias-levantamiento-cadaveres-covid-guayaquil.html. 

Share.

Leave A Reply

3 + 14 =