La recaudación de impuestos registró una caída del 13% en el 2020 y cerró en USD 12 368 millones, un nivel que no se veía desde el 2013.

Pero desde septiembre la tendencia comenzó a revertirse e incluso en diciembre ya se alcanzó una cifra superior a igual mes del 2019. Esto se explica por el pago anticipado del impuesto a la renta y a una ligera recuperación de las ventas privadas que impulsó un mayor cobro del impuesto al valor agregado.

La tendencia de recuperación irá a medida que la economía se reactive, aunque se espera un lento crecimiento. El Ministerio de Finanzas prevé USD 13 122 millones en ingresos tributarios este año.

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, explica que ese nivel de recursos ya solo cubre el pago de los salarios públicos, asignaciones a la seguridad social y el bono de desarrollo humano, cuando hasta el 2019 alcanzaba también para cancelar los intereses de la deuda y otros gastos. Esto inyecta más estrés a la caja fiscal que espera un precio promedio de petróleo de USD 37, que no cubre el resto de necesidades.

Este año se prevé conseguir un financiamiento menor de multilaterales y un fuerte recorte al gasto, según el programa acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “El 2020 fue el año del financiamiento, el 2021 será el año del ajuste”, explicó Ortiz.

El Gobierno se comprometió con el FMI a realizar una reforma tributaria que generaría nuevos ingresos en el 2022, aunque esta variable depende de la política económica que implemente el nuevo Gobierno que se posesione en mayo.

Según ese acuerdo, el siguiente Gobierno deberá presentar el proyecto de ley en septiembre de este año. El multilateral sugiere subir al 15% la tarifa del impuesto al valor agregado (IVA), eliminar algunas exoneraciones, cobrar el impuesto a la renta a los décimos, un impuesto a la gasolina y emisiones de CO2.

La administración de Lenín Moreno ofreció dejar a su sucesor un borrador de proyecto de ley. La entrega del documento se prevé para abril.

Para analistas consultados, el escenario tributario también estará marcado por otros dos factores en este año.

El primero es que en el 2021 se prevé una menor recaudación del impuesto a la renta, ya que 1 068 grandes contribuyentes ya anticiparon su pago en septiembre del año pasado.

El segundo es que a partir de septiembre de 2021 el SRI empezará a recibir información de cuentas financieras en el exterior, como parte del convenio del Foro Global que lucha contra la evasión fiscal internacional.

Sobre el último punto, el tributarista Napoleón Santamaría comentó que esta puede ser una fuente importante de recursos para el país, ya que, de acuerdo con datos de la Cepal, la evasión en el Ecuador se calcula en USD 7 800 millones.

Para el presidente del Colegio de Economistas de Pichincha, Santiago García, es necesario llevar a cabo una reforma equilibrada que se proyecte al menos para cinco años, porque se requiere estabilidad jurídica. El proyecto podría racionalizar el impuesto a la renta de las empresas para que generen más empleo, a cambio de que se cobre más y mejor al patrimonio directo de las personas.

Un incremento general del IVA en las actuales circunstancias podría desestimular el consumo y afectar a las ventas de las empresas, agregó el analista David Castellanos, quien coincide con García en que se debe revisar la carga de los impuestos directos.

Desde el sector empresarial se observa con preocupación cualquier intención de aumentar tributos. Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, expresó que el Gobierno debe enfocarse en generar las condiciones necesarias para que las empresas puedan vender más y, de esta manera, que el Estado pueda recaudar más.

El cobro del impuesto al valor agregado creció en diciembre

La recaudación del impuesto al valor agregado (IVA) cayó 18% en el 2020 frente al 2019. Pero la tendencia de caída comenzó a cambiar en julio y ya en diciembre, incluso, superó la cifra de igual mes del 2019.

Según David López, jefe técnico de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), si bien hay un crecimiento leve de la recaudación de diciembre eso no necesariamente significa que las ventas tendrán el mismo comportamiento.

López cree que el desempeño de diciembre está impulsado más por la importación de bienes. Y se prevé que en enero se refleje el impacto de las restricciones de diciembre.

El 2021, dijo, es incierto hacer una proyección por la incertidumbre que genera la pandemia y que puede motivar nuevas restricciones.

Dos medidas influenciaron en el desempeño del impuesto a la renta

El cobro del impuesto a la renta generó USD 4 406 millones, lo que representa una caída del 8% frente a lo recaudado en el 2019.

La urgencia por recursos para la caja fiscal llevó a que el Gobierno obligue a un grupo de grandes contribuyentes –que tuvieron ganancias en medio de la pandemia- a anticipar USD 257 millones del impuesto que se debía pagar en el 2021.

Otra medida que se adoptó el año pasado para incrementar la recaudación fue el aumento de los porcentajes de retenciones en la fuente por adquisición de todo tipo de bienes muebles de naturaleza corporal, que pasó de 1% al 1,75%. También subió de 2 al 2,75% la tarifa por concepto de pagos o créditos en cuenta no contemplados en los porcentajes específicos de retención.

El ICE fue el tributo que más se redujo durante el año pasado

Las restricciones de movilidad y una contracción en el consumo se reflejaron en una menor recaudación del Impuesto a los Consumos Especiales (ICE) que a diciembre cerró con 19% menos comparado con el 2019.

El cobro del tributo a las categorías de perfumes, autos, cigarrillos y cerveza cayó más, especialmente en abril y mayo, meses críticos de la pandemia. Solo la recaudación del ICE a vehículos registró una baja del 41%.

La incertidumbre ocasiona que el consumidor propenda más al ahorro que al consumo, explicó la Cámara de Comercio de Quito.

El cobro del impuesto a la telefonía subió, pues desde el 1 de enero del 2020 se aplicó el 10% del ICE a los planes pospago de telefonía móvil, según fijó la Ley de Simplificación Tributaria.

Abril fue el peor mes para el impuesto a la salida de dividas

El SRI tuvo menos ingresos por cobro del impuesto a la salida de dividas (ISD), el cual lo pagan importadores, productores, consumidores y los contribuyentes que transfieren recursos al exterior. De enero a diciembre se obtuvo USD 964 millones, cuando un año atrás se registró USD 1 140 millones.

El confinamiento de abril provocó que en mayo se cobren 56 millones, el resultado más bajo del 2020.

El ISD es el tercer tributo que más aporta al Fisco, después del IVA y del impuesto a la renta. Grupos de empresas han pedido por años su eliminación.

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, sostiene que el gravamen ahuyenta la inversión extranjera directa y encarece el costo de vida en el país.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/actualidad/ecuador-recuperacion-cobro-tributos-impuestos.html. 

Share.

Leave A Reply

7 + dieciocho =