Cuatro grupos pugnan por el control de la Asamblea Nacional

0

Los resultados de los diálogos entre las organizaciones políticas para la instalación de la nueva Asamblea están en fase de evaluación, a 16 días de que arranque el mandato para esta función del Estado.

El Pleno que se instalará el 14 de mayo se dibuja con al menos cuatro grupos. Unes es el más numeroso, con 48 curules. Seguido de la Izquierda Democrática (ID) y Pachakutik (PK), que reúnen a 45. En tercer lugar están los 31 del Partido Social Cristiano (PSC) y Creo, que se configuran como el oficialismo. Y por último 13, de partidos de minorías.

Una de las primeras tareas será elegir al presidente, dos vicepresidentes y cuatro vocales del Consejo de Administración de la Legislatura (CAL), clave para la toma de decisiones en el Parlamento. Para ello se requieren 70 votos.

Los que mayores avances tienen son los 45 de la ID y Pachakutik, quienes suscribieron un acuerdo legislativo el jueves pasado, después de tres semanas de conversaciones.

Darwin Pereira, secretario del movimiento indígena, y Alejandro Jaramillo, coordinador de la ID, anticiparon que dialogarán como un solo bloque con el resto de las bancadas. Entre hoy y mañana prevén definir a sus delegados.

Pereira reconoció que los diálogos con el PSC “están en punto muerto” desde que hace dos semanas Pachakutik no aceptó la propuesta para que ocupen la vicepresidencia y la presidencia sea para la lista 6.

“Nuestra bancada se mantiene firme en que debemos ir por la presidencia. El movimiento nominó a Salvador Quishpe y a Guadalupe Llori. Son propuestas, no es una camisa de fuerza”, enfatizó.

Jaramillo, por su lado, ratificó que la ID apoyará a Pachakutik en este propósito y dijo que su bloque aspira a la primera vicepresidencia, aunque todavía no tienen un candidato en firme.

En lo que todos concuerdan es que no pueden prescindir de ningún grupo para buscar los acuerdos. “Sería vergonzoso que esta Asamblea se instale el 14 de mayo sin un acuerdo”, manifestó el coordinador del PSC, César Rohón, quien lidera los cabildeos junto con su coideario Henry Kronfle y con César Monge, de Creo.

Aseveró que hasta el momento ya tienen entendimientos con al menos 10 asambleístas independientes, principalmente de la Amazonía, y que esta semana prevé formalizar las conversaciones con la ID.

El presidente electo, Guillermo Lasso, abrió la posibilidad de que opere una mayoría para la elección de las autoridades del Parlamento y otra para consensuar una agenda legislativa. Él asumirá el poder 10 días después de la primera sesión del Pleno.

“Vamos a hacer todos los esfuerzos para dialogar con la Asamblea Nacional, poder construir una mayoría que primero permita el establecimiento de las autoridades de la Asamblea Nacional y luego proyectos por proyectos que tengan respaldo al programa de gobierno”, dijo en una entrevista televisiva.

Pereira y Jaramillo descartaron esta opción y subrayaron que la gobernabilidad se debe armar con una agenda como base. Entre sus prioridades está la derogatoria de la Ley de Apoyo Humanitario por la crisis del covid-19 y advierten que no darán paso a la privatización del IESS ni a mecanismos de flexibilidad laboral.

“El país necesita gobernabilidad y para ello es necesario establecer puentes de diálogo con todas las bancadas”, 
manifestó Jaramillo.

El correísmo tenía previsto reunirse ayer, 26 de abril, para analizar los avances de las negociaciones que son lideradas por Pabel Muñoz y la coordinadora del bloque, Sofía Espín, quien llamó a Quishpe a “deponer posturas personales” y negó que condicionen los posibles acuerdos a indultos o amnistías para los suyos.

Pierina Correa, una de sus integrantes, reconoció que las conversaciones avanzan “un poco lentas”. Sostuvo que su bloque tiene la “justa aspiración” de ocupar la presidencia, pero que están dispuestos a 
ceder este espacio para lograr los entendimientos.

Consideró que lo ideal sería que las fuerzas progresistas, como denomina a Unes, Pachakutik y la ID, se unan. Esto, a pesar de que en días pasados Wilma Andrade (ID) enfatizó que su partido no apoyará a Unes para que ocupe la Presidencia de la Asamblea.

Por su parte, 11 de los independientes tienen programado reunirse hoy en Guayaquil. Según Marcelo Cabrera, una de sus prioridades es llegar a constituirse como una bancada, para lo cual requieren sumar a otros tres legisladores y así completar los 14 que exige la ley. Si no lo hacen, no podrán tener representación en el CAL y su capacidad de negociación para las comisiones se verá disminuida.

Cabrera resalta que el Ejecutivo ha dado “una muy buena muestra de querer trabajar con todos los sectores” con la presentación de su Gabinete de ministros para el sector social, y espera que esto también se refleje a nivel de la Asamblea.

Por ahora, Diego Ordóñez (Creo) espera que su bloque pueda mantener una alianza con el PSC. “Tenemos una alianza, pero es un bloque independiente cada uno”.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/actualidad/partidos-dialogos-control-asamblea-ecuador.html. 

Share.

About Author

Leave A Reply