A la nueva variante se la ha denominado SARS-CoV-2 VUI 202012/01.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) comenzó a examinar la nueva cepa del coronavirus de rápida propagación, que surgió en el Reino Unido, y sus implicaciones en la salud humana.

Ismail Balik, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Ankara, indicó que el coronavirus mutó muchas veces durante el año y agregó que esta mutación solo puede aclararse por completo a través de una investigación científica.

Balik manifestó que “esta variante mutante se ha denominado como SARS-CoV-2 VUI 202012/01 (Variante en investigación, año 2020, mes 12, variante 01) por ahora” y agregó que el informe del ECDC destacó la importancia de un examen completo de la nueva cepa del coronavirus.

“Se está haciendo un examen con respecto a la nueva variante del coronavirus, que muta y se propaga más rápido», señaló el académico, quien precisó que el informe instó a responder una serie de preguntas, incluyendo en qué países se está propagando el virus, si se puede detectarlo mediante pruebas de PCR en el mercado, entre otras.

El experto también señaló que el informe indicó que la nueva cepa se ha visto en otros países como los Países Bajos, Bélgica, Dinamarca y Australia.

Balik explicó que se detectaron «múltiples mutaciones de proteína de pico», que en el nuevo tipo de coronavirus se propaga más rápido.

«Las mutaciones de proteína de pico múltiple son tipos de mutación en muchos puntos de la columna externa que permiten que el virus ingrese a la célula humana. Las mutaciones observadas anteriormente fueron generalmente en un punto. La información actual muestra que este nuevo tipo no es muy diferente del virus antiguo. Solo aumentó la transmisibilidad del virus», señaló.

La nueva cepa

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció el sábado 19 de diciembre de 2020, que han descubierto que la nueva cepa se propaga el 70% más rápido que las otras, pero no hay datos que sugieran que esta sea más letal.

En un comunicado del Ministerio de Salud del Reino Unido se destacó que no hay evidencia de que la nueva cepa tenga más probabilidades de causar una enfermedad grave o la muerte.

«Seguimos investigando casos para comprender mejor esto. Sabemos que las tasas de mortalidad están retrasadas y tendremos que monitorear esto de manera continua en las próximas semanas».

En el comunicado se informó que no hay evidencia de que la vacuna desarrollada por Pfizer no pueda proteger a las personas contra la nueva especie, y actualmente se están realizando más estudios de laboratorio sobre este tema.

Mutaciones

Aunque el descubrimiento de una nueva cepa genera preocupación, se sabe que el covid-19 ha mutado antes. Hasta ahora, se han identificado al menos siete mutaciones principales.

La especie original, descubierta en Wuhan, China, en diciembre del año pasado, se conocía como el grupo L. Después, a principios de 2020, evolucionaron los grupos «S», seguidos de los «V» y «G».

El grupo «G» se vio con mayor frecuencia en Europa y América del Norte. Esta especie se propagó rápidamente debido a la falta de medidas de contención de la pandemia y sufrió mutaciones denominadas «GR», «GH» y «GV».

Por otro lado, el grupo «L», la cepa original, sobrevivió sin cambios en Asia por más tiempo, gracias a una acción más rápida por parte de las autoridades sanitarias locales.

Algunas otras mutaciones menos frecuentes se agruparon bajo el grupo «O».

Funcionarios de Dinamarca anunciaron que el mes pasado se detectó otra cepa del virus en 12 personas que trabajaban en granjas de visones.

El cambio en la proteína del virus generó temores de que esta mutación pueda reducir la eficacia de las vacunas desarrolladas. Por lo tanto, el Gobierno danés decidió sacrificar 17 millones de visones, por el riesgo de propagación de la cepa evidenciada. (I)

Share.

Leave A Reply

1 × 2 =