Dos ollas, sobre las llamas de la leña encendida, acompañaban ayer a las cuatro mujeres que permanecían vigilantes, en su improvisado campamento, para impedir que se coloque en el sector El Capulí una antena de telecomunicaciones. Ellas son parte de un grupo de moradores que llevan en esta medida desde noviembre pasado.

Se estaba preparando el almuerzo, porque ese sitio se ha convertido en el hogar de varios lugareños que, como Luz Alvarado, aseguran que están dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias para evitar la instalación de una antena en el barrio.

“Si es de entregar nuestra vida, así será”, expresó Luz Alvarado, quien sostiene que esto es por las actuales y futuras generaciones.

Adriana Acosta aclara que no se oponen a la antena, pero consideran que debe buscarse un sitio propicio, alejado de las viviendas. “Vamos a seguir vigilantes”, recalca la moradora, quien enfatiza que las autoridades deben ser respetuosas de la Constitución.

Los roces con quienes están a favor de colocar la antena tampoco están ausentes del día a día. Incluso se han presentado altercados que motivaron la presencia de la fuerza pública.  

Permanente

La gente se turna en el campamento provisional y permanecen vigilantes las 24 horas para impedir que se instale la antena.

La noche del 24 de diciembre, organizaron una cena navideña y el 31 de diciembre despidieron el año en este mismo lugar. Hicieron un monigote de la antena. “Ya no vivimos en nuestras casas, estamos viviendo aquí en el campamento”, recalcó Adriana Acosta. (GSO)

FUENTE: https://lahora.com.ec/loja/noticia/1102212217/la-lucha-contra-la-colocacion-de-una-antena-no-desmaya-en-el-barrio-el-capuli

ferzhr@gmail.com
    Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com