La investigación que la Policía hizo llevó a dar con los lugares en donde venden ese producto.

Que era ‘agua bendita’ dijo la persona que atendía un bazar, ubicado al centro occidente de la localidad, en el barrio Cuarto Centenario, que de acuerdo a la investigación que la Policía hizo allí se sabría vender licor artesanal.

A las 10:00, ayer, la Policía llegó a ese sector e ingresó a ese bazar. A la persona que atendía le dijo la razón de su presencia, pero ella sostenía que ahí no se vendía aguardiente y que el agua de la botella encontrada no era licor.

Olor evidente

El olor a alcohol era evidente. Los policías registraron el local y poco a poco encontraban pequeñas fundas plásticas que contenían licor artesanal. La persona dependiente negaba que ahí se venda alcohol, pero las pruebas eran contundentes.

Las fundas plásticas que contenían alcohol estaban ocultas en varios lugares e inclusive en bolsos de mano y lo propio ocurrió en una tienda en donde se encontró el licor artesanal que se vendía libremente a 25 centavos la fundita.

Piden más controles

Una moradora del sector felicitó a la Policía por el trabajo realizado y pidió que los controles sean permanentes. Ella dice que en ese barrio se fomenta el alcoholismo al vender libremente alcohol a las personas que padecen esa enfermedad.

EL DATO

La venta del licor artesanal está prohibida porque no es para el consumo.

Share.

Comments are closed.